October 12, 2018 10:13 AM

Aunque Kate Middleton siguió al pie de la letra las estrictas reglas del código de etiqueta para la boda de la princesa Eugenia de York, celebrada este jueves en Londres, la duquesa de Cambridge sufrió un pequeño desperfecto con su vestuario que reveló más de la cuenta.

La esposa del príncipe William deslumbró con un sencillo pero elegante vestido color fuschia de Alexander McQueen y un tocado floral con velo.

Paparazzi captaron a la duquesa  a las afueras de la maravillosa capilla de St George, en el castillo de Windsor tratando de detener su falda mientras el viento la levantaba.

La imagen era digna de una película de Hollwyood, recordando a Marilyn Monroe en la famosa cinta The Seven Year Itch (1955).

 

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Como siempre, la duquesa de Cambridge respondió con elegancia y una sonrisa ante el imprevisto.

Resulta lógico pensar que mantuviera la cabeza fría, después de todo tenía otras cosas por qué preocuparse. Sus hijos mayores, el príncipe George y la princesa Charlotte estaban en la boda sirviendo de pajecito y damita de compañía a su tía, respectivamente.

Por su parte, el Benjamín del hogar, el tierno príncipe Louis, se quedó en casa al cuidado de su niñera. Por eso ni viento ni marea pudieron detener a Kate.

 

You May Like

EDIT POST