No te pierdas la entrevista más personal de la supermodelo puertorriqueña

Por Irene San Segundo
Agosto 20, 2020
Anuncio

Desde Hatillo, Puerto Rico, hasta las pasarelas de París, Londres, Nueva York y Milán; cubrir la portada de las revistas de moda más prestigiosas del mundo; y convertirse en la primera latina imagen de Estée Lauder, se puede decir que en el mundo de la moda Joan Smalls lo ha conseguido todo. Ahora, la modelo de 32 años estrena una nueva faceta como activista contra el racismo y a favor de la diversidad en la moda.

¿Cómo te decidiste a iniciar tu campaña Donate My Wage?

Salió de pura frustración de lo que estaba pasando en el mundo y de cómo me sentía, desamparada. Un día tenía que postear algo en redes para una compañía y pensé que no quería postear algo sobre comprar o promover algo que no tuviera una causa y de ahí surgió la idea de donar la mitad de mis ingresos de lo que queda de año y liderar con el ejemplo.

¿Hasta ahora cómo ha sido la respuesta que has recibido?

Super bien. Todo el mundo me ha felicitado porque no esperaban que yo fuera a salir y hablar [sobre esto]. La verdad es que he crecido con la industria, así que los diseñadores, estilistas y personajes de la moda me han enviado mensajes de texto diciéndome que me aplaudían.

¿Tuviste miedo de perder trabajos al hacer estas declaraciones?  

Por un momento sí, hubo noches que no dormí. Pero al fin y al cabo esto es un momento que tenía que pasar, un momento impactante donde todos los ojos y los oídos están prestando atención y si no es ahora, ¿pues cuando?

Has admitido que tú misma has sufrido racismo en tu trabajo, ¿en qué tipo de situaciones lo has sentido?

Usualmente en las decisiones. Ciertas compañías decidían ir en otra dirección porque no consideraban que era como “high end” alguien que fuera de otro color, o a veces que yo era la única mujer latina o negra en la pasarela. Había momentos que se notaba por qué era la decisión.

Como latina,  ¿crees que lo has tenido aún más difícil que tus compañeras?

A veces en la industria tienen un ideal de lo que es ser latina y cuando ven a alguien con color no entienden que los latinos venimos en todos los colores y sabores.

Si pudieras cambiar algo en el mundo de la moda, ¿qué sería?

Que las personas que están en posición de poder escuchen y que quieran que su misión avance hacia la dirección correcta. Que tomen conciencia y entiendan que tienen que traer igualdad, tener conciencia de sus decisiones y que sepan que tienen un efecto grave.

¿Y de los medios de comunicación?

Que hablen más del tema y no se enfoquen solamente en el click-bait y los famosos saliendo de compras. Que haya información con intención. Es la diferencia que todo el mundo está buscando.

¿Qué marcas te parece que lo están haciendo bien en cuestión de diversidad?

Fenty hace un buen trabajo desde que empezaron incluyeron un mensaje de inclusividad incluyendo todo tipo de razas, sexo… y es genuino.

Ahora estás en una posición en la que no muchas han llegado, ¿cuál es el momento de tu carrera del que estás más orgullosa o que recuerdas con más cariño?

Las veces que hice un sacrificio porque quería alcanzar una meta. Por ejemplo, ser fotografiada por uno de los fotógrafos más importantes de la década, como Steven Meisel o Steven Klein, abrir pasarelas, estar en el American Vogue, tener portadas… ha habido muchos momentos, pero la consistencia es lo que me ha ayudado.

¿Quiénes son tus musas, qué mujeres admiras o te inspiran?

La única musa que he tenido es mi madre porque ella me ha enseñado lo que es ser resiliente y lo que es luchar por lo que uno quiere. Aunque una madre no tenga la plataforma de alguien que sea famoso, ella tiene su propio éxito, te enseña de la vida, cómo navegarla.

¿Qué te ha inculcado ella con respecto a la belleza?

A Dios gracias ella me enseñó a que tuviera mucha confianza en quien era y que no le diera valor a las opiniones de los demás. Para gustos, los colores. Siempre me enseñaron que tú eres quien eres y no debes permitir que nadie te quite ese aliento. Mi madre siempre decía: “No es la ropa que hace la modelo, es la modelo quien hace la ropa”. Y también me decía “yo me baño con mantequilla”, que no permitas que las cosas se te peguen, que lo negativo te resbale, tener como una armadura.

Hay una nueva hornada de modelos dominicanas y latinas que están teniendo mucho éxito. ¿Qué les dirías tú a las chicas que empiezan ahora?

Es difícil porque muchas personas te van a decir lo que tienes que hacer para alcanzar tu meta, pero al fin y al cabo tienes que escuchar la voz que tienes en el interior y seguir tu sueño y no permitir que nadie te aparte de eso. [Mi consejo] es que vean la moda como un negocio y cómo lo pueden maximizar.

¿Te queda algo por hacer en esta carrera?

Unas cuantas cosas, pero me lo callo, que no quiero gafarlo.

¿Cuál es tu filosofía de vida?

Que las cosas pasan por una razón y, aunque en el momento no te vas a dar cuenta de por qué, ten fe de que las cosas pasan a su debido tiempo.