La primera dama engalana el número de agosto de la publicación con un favorecedor vestido de estampado floral de Oscar de la Renta.

Anuncio

La primera dama de Estados Unidos, la Doctora Jill Biden, engalana la portada del número de agosto de la revista Vogue, donde ofrece una amplia entrevista hablando sobre su matrimonio con el presidente Joe Biden, su llegada a la Casa Blanca y sus valores como educadora. 

La publicación recupera así la tradición de dedicar su portada a la primera dama de Estados Unidos, costumbre que se remonta a los tiempos del presidente Hoover en la década de 1920. 

Desde entonces, todas las esposas de los presidentes estadounidenses han aparecido en la portada de la "bliblia de la moda". Lou Henry Hoover, Eleanor Roosevelt, Mamie Eisenhower, Jacqueline Kennedy, Lady Bird Johnson, Pat Nixon, Betty Ford, Rossalyn Carter, Nancy Reagan, Barbara Bush, Hillary Clinton, Laura Bush, Michelle Obama y, ahora, Jill Biden. Todas, menos Melania Trump.

La nueva portada ha hecho imposible no acordarse del veto que recibió la exmodelo eslovena por parte de la publicación. ¿El motivo? La diferencia ideológica entre la administración Trump y la directora de la revista Anna Wintour.

Según reveló la exasistente de Melania en su momento, aunque Vogue se puso en contacto con el equipo de la primera dama para realizar un reportaje, ésta lo rechazó cuando no le aseguraron que saldría en la portada.

En este nuevo número y con el título Una primera dama para todos nosotros, nos muestran a una Jill Biden cercana, sencilla, que posa en un balcón de la Casa Blanca con un halagador vestido de Oscar de la Renta para el lente de Annie Leibovitz

El diseño, con un corte midi, ceñido en la cintura y mangas con un poco de volumen, está todavía disponible en algunas tallas, ahora a un precio rebajado de $1,614 en saksfifthaveune.com. De color azul marino con coloridas flores estampadas, es sencillo pero muy favorecedor. La primera dama lo luce con aretes de Tiffany & Co. y su característica melena suelta. Elegante y discreto pero con un toque simpático y llamativo, parece encajar a la perfección con la personalidad de Biden, quien ha decidido mantener sus labores como educadora y compaginarlas con su rol de primera dama. 

Parece que la firma fundada por el difunto diseñador dominicano es una de las favoritas de Biden. La noche en la que celebraron su triunfo electoral, apostó por un elegante traje negro también de estampado floral y en dos ocasiones la hemos visto presumir un coqueto vestido con estampado de limones. Amante de los diseñadores latinos, la primera noche como primera dama también portó un conjunto de la uruguaya Gabriela Hearst

Aunque por causa de la pandemia no hemos podido ver mucho a la primera dama en acción, recientemente el matrimonio realizó un viaje al Reino Unido, donde Biden brilló con luz propia con sus elecciones de estilo

La primera dama no es la única persona de la administración Biden en protagonizar la portada de Vogue. El pasado enero y antes de que tomase posesión como vicepresidenta, se develó la portada del número de febrero de la publicación con Kamala Harris. Una imagen que causó mucha polémica por su aspecto informal.