La ex primera dama murió en 1994.

By Yolaine Díaz
August 30, 2019 02:06 PM

No es un secreto que Jacqueline Kennedy Onassis es una de las primeras damas estadounidenses más recordadas del mundo. En su corto tiempo en la Casa Blanca, la hermosa socialité no solo se dio a conocer por su carisma y por su gusto por el arte, sino también por todo lo que rodeó su relación con John F. Kennedy, quien fue asesinado en Dallas, Texas cuando iba junto a ella en un coche descapotable. Pero sin duda, uno de sus mejores atributos fue su impecable estilo, uno que sigue siendo punto de referencia para las mujeres más ricas y poderosas del mundo, al igual que para la nueva generación de primeras damas.

El guardarropa de Kennedy Onassis incluía piezas de los diseñadores más prestigiosos del mundo, quienes creaban modelos especialmente para ella. Pero después de su muerte, en 1994, fue muy poco lo que supimos de a dónde fueron a parar esas espectaculares piezas que la convirtieron en todo un ícono de moda. Eso hasta ahora que fue revelado el paradero de la ropa de la ex primera dama y la verdad es que nos hemos quedado boquiabierta ante esta noticia.

Resulta que el libro America's Reluctant Prince: The Life of John F. Kennedy Jr, de Steve M. Gillon, el autor cuenta que cuando John F. Kennedy Jr. Estaba buscando anunciantes para su revista George, este Valentino Garavani, uno de los diseñadores favoritos de su mamá y quien en su momento creó más de una centena de diseños exclusivos para ella, quien le expresó que estaba interesado en obtener o comprar los diseños que había confeccionado para ella.

Fue entonces, según dice la publicación, que el joven, quien falleció en un accidente aéreo en 1999, le confesó que había donado la ropa de su mamá a un convento ubicado en Rhode Island.

rt Rickerby/The LIFE Picture Collection/Getty Images
AP Photo/Bippa)
CBS Photo Archive/Getty Images
Santi Visalli Inc./Getty Images
PL Gould/IMAGES/Getty Images

"No podíamos imaginarnos tener que ver a personas caminando por las calles de Nueva York usando su ropa entonces por eso la doné", le dijo John a Valentino. "Se la dimos a un convento en Rhode Island. Solo imagínate a esas monjas cuando todo el mundo se va y se apagan las luces, ponen música y bailan con su ropa".

No los podemos imaginar y nos da muchísima envidia.

Advertisement