Siempre se han dado un aire, pero con el reciente cambio de look de la actriz y conductora mexicana el parecido entre ambas mujeres es mucho más notable.
Anuncio

Más allá de su situación personal, Jacky Bracamontes y Elizabeth Gutiérrez son dos de las mujeres más bellas de la televisión. Además de grandes madres y sumamente talentosas.

Estas dos entregadas madres de familia y rostros queridos y admirados de la pantalla chica tienen mucho más en común de lo que parece. Y no solo desde el punto de vista laboral o personal, sino también del físico.

Ambas representan de cabeza a los pies lo que es la belleza latina en su esencia. El más reciente cambio de Jacky que ha presumido en redes lo resalta aún más. Aunque la actriz de La suerte de Loli ha lucido el rubio por un tiempo, su melena color chocolate es un sí en toda regla.

Un estilo y un color que también se encuentra entre los favoritos de Elizabeth. Sin embargo, a las dos mujeres, iconos del buen gusto, les ha gustado jugar con sus melenas y probar diferentes colores.

Por ejemplo, el rubio. Sin llegar a lucirlo totalmente así, sí han optado por las mechas californianas y tonalidades más claras que, todo sea dicho, también lo han llevado con mucho estilo y gracia.

Y si de peinados se trata, ambas también coinciden en atreverse. No hay estilo que se les resista, recogido, capeado, más largo o corto, ellas siempre se tiran a la piscina. Por eso aciertan.

Su parecido no solo se limita a sus rasgos físicos, también se aplica a su estilo y forma de vestir. Tanto a Jacky como a Elizabeth les encanta lucir a la última y mezclar lo moderno con lo tradicional, pero sin perder nunca su sensualidad y carácter propio.

Más allá de todo lo externo y, por encima de todo, estas dos mujeres de armas tomar, son madres felices y orgullosas de sus retoños, a quienes presumen con todo el amor y alegría en sus redes.

Dos mujeres monumentales en el amplio sentido de la palabra que suman belleza y talento a la par. Y también dos claros ejemplos de que se puede llegar a la cima y seguir mimando lo que más feliz les hace: su familia.