Por el momento la compañía seguirá operando como de costumbre

Mayo 04, 2020
Anuncio

Los últimos tres años han sido superdifíciles para populares tiendas por departamentos que debido a las bajas ventas tuvieron que declararse en bancarrota y cerrar muchos de sus establecimientos. Cadenas de tiendas como Sears, Kmart, Forever 21 y Lord & Taylor se han visto afectadas con el cambio tan grande que han sufrido los comercios de este sector, y se han visto en la obligación de reducir sus costos operativos cortando personal y cerrando decenas de tiendas alrededor de los Estados Unidos. El 2020 empezó mal para algunas tiendas como Macys que en enero anunció que cerraría varios de sus establecimientos y lamentablemente debido a la situación que estamos pasando debido a la COVID-19, muchas otras compañías ya se están viendo afectadas como ahora es el caso de la famosa tienda J. Crew.

Según informó CNN, la compañía J. Crew Groups, dueña de J. Crew y Madwell, se declaró en bancarrota, pero por el momento seguirá operando como lo había estado haciendo.

“Durante este proceso vamos a continuar proveyendo a nuestros clientes con las operaciones diarias, a pesar de las extraordinarias circunstancias debido a la COVID-19”, expresó en un comunicado Jan Singerf, CEO de la compañía. “A la manera en que vayamos abriendo nuestras tiendas de la manera más rápida y segura, esta restructuración financiera nos va a permitir prosperar en los años venideros”.

Cuando empezó la cuarentena, la empresa decidió bajarles el salario a sus empleados y reducir ciertos gastos, pero aún así no pudieron evitar la bancarrota. Y es que la cuarentena se ha prolongado más de lo imaginado y eso está afectando a muchos negocios, en especial a los que se dedican a vender ropa.

Al igual que dicha compañía, muchas otras también están sufriendo los estragos de la pandemia. Se rumora que tiendas departamentales como Sears, Neiman Marcus y JC Penney, están explorando sus opciones y es posible que también se declaren en bancarrota.

Esperemos que las cosas mejoren y más tiendas icónicas no se vean en la necesidad de cerrar la mayoría de sus establecimientos o desaparecer por completo.