Hace 6 semanas la actriz comenzó un nuevo programa alimenticio y de ejercicios que ha tenido resultados impactantes. "Nunca había estado tan contenta".
Anuncio

Hay varios aspectos en la vida de Irina Baeva que son reglas fijas en agenda. Su trabajo, sus momentos con Gabriel Soto y el cuidado a sí misma.

En este sentido, la actriz rusa arrancaba hace mes y medio un plan de ejercicios y alimenticio con el que pretendía adquirir hábitos aún más saludables, aprender nuevos deportes y dar mayor fortaleza a su cuerpo.

Su figura siempre ha sido impresionante, pero después de estas 6 semanas de entrenamiento duro y comidas específicas, los resultados son impactantes.

Por medio de sus redes sociales y varias fotografías, la protagonista de El dragón mostraba la transformación evidente que ha sufrido su cuerpo.

"Empezando la nueva semana de ejercicio. No tengo mi 'antes' pero aquí está el 'después' de 6 semanas de ejercicios con Danny y 6 semanas de plan alimenticio con mi nutriólogo...", inicia su mensaje junto a las imágenes.

En ellas se percibe claramente cómo ha evolucionado su cuerpo, ahora mucho más tonificado, trabajado y con los músculos muy marcados.

Un cambio que no se limita a lo físico, sino que también afecta a lo que siente por dentro. "Nunca había estado tan contenta con los resultados y con cómo me siento mental, emocional, y, sobre todo, físicamente", añadió.

En este nuevo plan, además de tablas de ejercicios se suma la práctica de nuevos deportes como, por ejemplo, el boxeo. Una disciplina que su pareja, Gabriel Soto, conoce muy bien y que le ha permitido tenderla una mano.

A los enamorados les une su gran pasión por el deporte, actividad que practican juntos cada vez que pueden y allá donde estén. En este caso en Acapulco, donde pasan unos merecidos días de descanso.

Según Irina, la cosa no ha acabado aquí. Se trata de una nueva forma de vida que requiere mucho esfuerzo y disciplina, dos valores que ella siempre ha demostrado tener. "Aún falta trabajo por hacer, así que a darle", concluyó motivada. ¡Felicidades!