Cómo hacer tu propio champú seco, desodorante y mucho más con los ingredientes más baratos y fáciles de conseguir. Toma nota.

Por Irene San Segundo
Enero 28, 2020
Anuncio

Reducir gastos y tu impacto medioambiental, darle rienda suelta a tu lado más creativo y hippie y cuidarte la piel de la manera más natural. Estas son algunas de las razones que empujan a muchas mujeres, y sobre todo mamás, a fabricarse sus propios remedios y productos de belleza con ingredientes que siempre has tenido en casa.

Así empezó Katie Wells, creadora del blog de DIY y estilo de vida natural The Wellness Mama, que en su último libro 5-step Lifestyle Detox (Harmony Books) comparte sus mejores consejos para aprovechar al máximo los ingredientes más básicos, naturales, ¡y baratos!

Desde mascarillas hidratantes a desmaquillante o desodorante natural, esta influencer tiene recetas para todo, pero una de las que más me ha llamado la atención y quiero probar ya es su alternativa al champú seco. ” La idea principal de un champú seco es combinar una sustancia que absorba grasa y aceites, como almidón de maíz o tapioca) en las partes más grasas de tu pelo o cuero cabelludo para que absorban los aceites de forma temporal y dejen tu pelo limpio”, explica en el libro.

Según reconoce en esta guía super práctica, ella usa un polvo claro, tapioca, porque su color natural es rubio, pero recomienda polvo de cacao mezclado con tapioca para los tonos más oscuros. ¡Y además olerás genial!

Para hacer un champú casero más tradicional, la experta en wellness recomienda semillas de jaboncillo (soapberry tree nuts) que recomienda especialmente si tú o tus hijos tienen eccema.