Los problemas económicos, su formación en cosmetología y el apoyo incondicional de su familia fueron las claves que impulsaron a la mexicana Hanna Galicia a crear esta marca de cosméticos que busca inspirar a las mujeres a que cumplan sus sueños.

Por Pilar Sopeséns
Diciembre 10, 2020
Anuncio

Después de diez años administrando un salón de belleza en Los Ángeles, la situación económica hizo que la mexicana Hanna Galicia tuviera que empezar de cero. Pero no era la primera vez que lo lograba. También cuando abandonó su natal México, donde tenía su propio negocio, y se mudó a la ciudad californiana, abrió su salón tras vencer los obstáculos burocráticos.

Con estudios en cosmetología y amplia experiencia en este mundo, una serie de situaciones personales, como experimentar depresión posparto con sus dos hijas, la inspiraron a emprender un proyecto mucho más íntimo y con un fin muy profundo: impulsar a las mujeres a cumplir sus sueños. Esa fue la semilla de La más bonita.

Credit: Cortesía

¿Cómo nació La más bonita?

Siempre he querido hacer algo en el mundo de la belleza. Trabajé como estilista muchos años [en México y en Los Ángeles] y quería un tipo de negocio que pudiera desarrollar desde casa. Gracias a Dios tengo el apoyo de mi esposo y mi familia y me dijeron: 'Tú has estado con esto de la cosmetología mucho tiempo y sabes mucho'. Me animé y empecé a buscar proveedores.

¿Cómo compaginabas tu emprendimiento con el cuidado de tu familia?

Todo lo hice yo, la información la busqué yo. Estuve varios meses trabajando de noche, cuando ya dormían mis hijas. Tengo dos hijas de 9 y 4 años. Hazte cuenta, cuando las dormía me venía a la computadora a buscar toda la información que necesitaba para sacar un línea de maquillaje.

¿Y por qué elegiste una línea de maquillaje como proyecto?

Me encanta el maquillaje y aunque ya existen muchas marcas, no había una como La más bonita. Mi propósito es inspirar a la mujer a que se sienta la más  bonita, por eso elegí el nombre. Pienso que la mayoría de las mujeres pasamos por etapas en las que no nos sentimos bonitas y cuando no nos sentimos bonitas no nos atrevemos a muchas cosas. En cambio cuando nos sentimos bonitas nos atrevemos a arriesgar un poquito más. Quizá a pedir un nuevo puesto en el trabajo, hablar con nuestra pareja de nuestra relación. Especialmente es importante para nosotras las latinas. Yo quería impulsar a la mujer [a que piense] que no importa la edad que tengas, tu estado civil… cuando tú quieres hacer algo en la vida vas a buscar las metas y echarle todas las ganas del mundo.

¿De ahí viene el nombre de la marca?

Cuando tuve a mis dos hijas tuve depresión posparto y me sentía fea todo el tiempo. Sabía que muchas mujeres también pasan por eso. Yo quería ayudar de alguna forma a que las mujeres se sintieran bien. Inspirarlas a que se sientan bonitas en cualquier etapa, edad, con cualquier figura. No más sentirse bonitas, quiero inspirar a la mujer a lograr sus sueños. A veces decimos: 'Creo que es muy tarde para cambiar de empleo, muy tarde para dejar esta relación, moverme a otro país, a otro estado'. Si nos damos cuenta de que esta es la única vida que tenemos, entonces no es tarde. Eso es lo que quiero inspirar. A que no se den por vencidas, a que se den cuenta que la edad, el físico, estado civil no es un impedimento para lograr tus metas en la vida y hacer un cambio.

¿Cómo ha influido tu experiencia en la vida como empresaria, mujer y madre en tu negocio? 

Mi experiencia como mujer y como madre con este negocio, especialmente ahora en este tiempo de la pandemia, ha sido diferente, complicado. Actualmente sigo ejerciendo como estilista, pero ahorita en California estamos cerrados. Antes de que cerraran [por la COVID-19], por las mañanas estoy con mis hijas, prácticamente soy como su asistente de maestra. Mi hija pequeña tiene necesidades especiales, necesita tomar terapias, así que crear La más bonita es la mejor decisión que pude haber tomado en mi vida, porque puedo trabajar desde mi casa, puedo estar al pendiente de ella, pendiente de las dos y seguir haciendo lo que me gusta y eso me da una enorme satisfacción.

El labial Stunning es cremoso, vegano y de larga duración.
| Credit: Cortesía

En tu colección encontramos labiales en barra y líquidos, sombras de ojos, pestañas postizas, delineadores… ¿Cuál fue el primer producto que lanzaste?

Al principio quería solo un lipstick rojo. Tengo un lápiz labial rojo que se llama I am La más bonita, que ha sido un hit, gracias a Dios se vende muy bien. Ese fue el primer producto que pensé y una camiseta que dijera La más bonita. Con eso quería empezar, sentirme yo bonita.

"I am succesful", "I am grateful", "All we need is love", "Happy"… son algunos de los nombres de tus productos. ¿Cómo los eliges? 

Hago una lista y mi esposo me ayuda muchísimo con los nombres de cada producto. Mi primer lenguaje es el español, pero mi esposo tiene muchísimos años en este país, él es más fluído para el inglés. Por eso tenemos nombres en inglés y español. Quiero que sea para todo tipo de personas. Una vez me preguntaron: '¿Por qué no un nombre en inglés?'. Creo que no importa el lenguaje que tu hables, todos saben lo que quiere decir bonita. También, a la hora de elegir un nombre busco algo que sé que va motivar. Mi idea es que todos mis productos tengan nombres que te motivan. Acabo de sacar unas pestañas que se llaman "Never too late", creo que nunca es tarde para hacer un cambio y lograr tus metas.

La esponjita de tres lados es una de las favoritas de la fundadora, ideal para aplicar base, corrector y contorno.
| Credit: Cortesía

¿A qué tipo de mujer va dirigida La más bonita?

Mi línea va dirigida a todas las mujeres. Especialmente para esa mujer a la que le falta un poquito de motivación extra para seguir adelante, para sentirse mejor con ella misma, más segura de ella misma. Mi marca va dirigida especialmente a ese tipo de mujer, pero es para todas porque ¿a quién no le gusta sentirse bonita?

Son productos libres de crueldad animal y veganos, ¿qué tan importante era esto para ti?

Para mí es muy importante que los productos sean cruelty free y veganos porque busco concientizar un poquito más a la gente de lo que está pasando a nuestro alrededor, que seamos más conscientes de lo que nos ponemos en la cara, los productos que usamos. Y tener un poquito más de consideración con los animales que son lo más maravilloso del mundo y nos dan tanto amor.

Además colaboras con varias fundaciones, ¿por qué decidiste hacer esto?

He colaborado con Mental Health Foundation, Amanecer y hace unos meses colaboré con una fundación que ayuda a mujeres que están en un refugio, que lo han perdido todo o están divorciándose, dejando algún tipo de adicción y que tienen familia. Van a este lugar y ahí pueden regresar a la escuela, les ayudan con sus adicciones… Colaboré con ellos, donamos algunos productos para hacerlas sentir bonitas y sentirse importantes, sentir que pueden salir de donde están y hacer una vida normal. Eso me da una enorme satisfacción. No te imaginas lo bonito que siento cuando puedo ayudar a alguien.

Ahora tengo una gorra rosita, porque tengo gente alrededor que ha padecido cáncer y ahorita estoy empezando a donar un porcentaje de cada gorra que se venda a la fundación Susan G. Komen. En la gorra pone La más bonita porque yo sé que cuando están pasando por eso de la quimioterapia no se sienten bien. A veces en mi cuenta de Instagram pregunto si alguien tiene alguna conocida que haya perdido el cabello por culpa de la radiación del cáncer, háganmelo saber y yo con gusto les envío una gorra de regalo con una nota muy bonita que les haga sentir un poquito mejor.

¿Qué balance haces de toda esta experiencia?

Estoy muy contenta. La más bonita me ha dado tanto, tantas alegrías y satisfacciones y lo único que quiero seguir haciendo es darle un poco de regreso a la comunidad y de inspirarlas a que todas se sientan La más bonita.