La modelo ha querido rendir tributo a Nueva York con la última incorporación a su colección de arte corporal.
Anuncio

Hailey Bieber ha añadido un poco más de tinta a su extensa colección de tatuajes. La modelo luce veintitantos en todo su cuerpo, con un significado muy especial. Aunque el lugar que ha elegido para esta última marca choca con la petición que le hizo a su esposo, el cantante Justin Bieber, justo el año pasado. 

Baldwin, de 25 años, ha querido rendir tributo a la Gran Manzana escribiendo "New York" en su cuello, justo debajo de un pequeño diamante que lleva tatuado detrás de la oreja derecha, según ha compartido el artista Dr. Woo, autor del tatuaje. Aunque nació en Tucson, Arizona, la joven siempre ha mantenido una relación muy estrecha con la ciudad de los rascacielos, que comenzó en su adolescencia cuando atendió al American Ballet Theatre en Manhattan. 

Pero parece que en esta ocasión no ha sabido seguir su propio consejo sobre el emplazamiento de la tinta. En el documental de 2020 Justin Bieber: Next Chapter, el cantante de Holy hizo varios comentario sobre el arte que decora su cuerpo, incluyendo una gran rosa con espinas que comienza bajo su barbilla y se extiende hasta su clavícula. "Creo que ya no me haré más en el cuello", dijo en su momento. "Es una petición de Hailey". 

En esa parte del cuerpo también cuenta con una golondrina, entre otras ilustraciones. En el mismo documental comentó que aún le queda espacio libre en la espalda y lo reserva para los retratos de sus futuros hijos y que nunca se tatuaría las manos, pues no le gusta el efecto que tiene cuando porta un traje. 

Sin embargo, para su esposa -quien está entre las 10 celebridades más influyentes en la moda de Estados Unidos -, esta inscripción no es la única que adorna su cuello. Además del pequeño diamante, también tiene escrita la palabra "beleza" belleza en portugués, cerca de su clavícula, así como la palabra "Lover" y una pequeña cruz en el lado izquierdo. 

El pasado mes de marzo, la joven de 25 años comentó en una entrevista con la revista Elle, que tiene "veintialgo diminutos tatuajes" en varias partes de su cuerpo, incluyendo una J en su dedo. Aunque al parecer la letra mayúscula se ha borrado y muchos fanáticos creen que nunca llegó a llevarla. 

Sorprendentemente, el primer tatuaje que se hizo apenas cumplidos los 18 años, e inspirada por los que luce la artista Kay Von D, fue la fecha de boda de sus padres Stephen y Kennya Baldwin en números romanos, que se mandó hacer en su muñeca. 

Desde entonces su colección no ha parado de crecer e incluye algunos a juego con su marido, como unos melocotones como guiño a la canción Peach de Bieber, y lasa palabras "style" y "grace" en caligrafías coordinadas.