Para su última portada de Vogue Italia la supermodelo brasileña se ha metido en la piel de la cantante Mina Massini ¡y parece otra!
Anuncio

La top model mejor pagada del mundo ha sorprendido a todos con su última portada para la revista Vogue Italia. Y no por su belleza ni cuerpazo de infarto, como suele ser habitual. En esta ocasión la modelo brasileña Gisele Bündchen se ha convertido en noticia precisamente porque no hay quien la reconozca.

La idea de la portada era homenajear a la cantante italiana Mina Mazzini que cumple 60 años de carrera musical y su influencia en la cultura fashion, más allá de sus canciones. “Queríamos celebrar no solo a Mina la artista si no también la extraordinaria icono de estilo que es y su impacto en la moda, belleza y cultura pop”, ha explicado la directora de la revista, Emanuele Farneti.

Para los que no la conocían su look más emblemático es este de piel muy blanca, cejas prácticamente invisibles y un marcadísimo eyeliner oscuro o sombra de ojos muy oscura en el párpado inferior y superior.

Además de transformarse con el maquillaje, la brasileña ha sorprendido por cambiar sus inconfundibles mechas rubias caramelo por un pelirrojo con el que nunca la habíamos visto. ¡Qué cambio!

La modelo ha asegurado en su cuenta de Instagram que se ha divertido mucho en el proceso de transformación. “Siempre es divertido cuando me toca meterme en diferentes papeles y verme completamente diferente. Gracias [al equipo de Vogue] por convertirme por un día en la cantante italiana más icónica de todos los tiempos”, ha escrito en su cuenta de Instagram.