La top model ha tenido que pedir disculpas por su última portada de Vogue en la que se ve muy diferente. ¿Te parece para tanto?
Anuncio

Afortunadamente ahora la moda es mostrarse al natural y cada día es más normal ver campañas de publicidad o de moda en las que las modelos aparecen sin retoques, mostrando su cara sin maquillaje o, como ha hecho esta semana la modelo Ashley Graham, presumiendo su celulitis sin complejos. Los lectores ya no quieren ver imágenes perfectas y retocadas con Photoshop y quizá por eso han montado en cólera con la publicación de la última portada de Vogue protagonizada por Gigi Hadid.

En la foto tomada por el prestigioso fotógrafo de moda Steven Klein se puede ver a la top posando con el pelo recogido en una coleta muy tirante y la piel en un tono muchísimo más oscuro que el suyo, algo que no ha sentado nada bien en las redes.

“¿No podían contratar a alguien con la piel de ese color? Existimos y también modelamos”, escribía una de las lectoras ofendidas en Twitter.

La modelo por su parte se ha dado prisa en responder a la polémica y lo ha hecho mediante Instagram Stories publicando una imagen tomada por los paparazzi del día en que se hizo las fotos para la portada de Vogue y donde se puede apreciar el maquillaje que llevaba.

“Se puede ver el nivel de bronceado que me habían puesto en el estudio. por favor entiendan que mi control en una sesión de fotos 1. es inexistente en términos de dirección creativa y 2. termina completamente cuando salgo del set”, ha explicado en la red social.

Gigi Hadid, Vogue, polémica

“Quiero pedir disculpas porque mi intención nunca fue subestimar este tema ni aprovecharme de oportunidades de otros y espero que esto sirva como ejemplo para otras revistas en el futuro”, concluye.

Y a ti, ¿qué te parece?, ¿es exagerada la polémica o fue un error de Vogue no contratar a otra modelo con la piel naturalmente oscura para este editorial?