La reportera dominicana Gelena Solano habló en exclusiva con People en Español sobre la forma en que logró rebejar 15 libras
Anuncio
Gelena Solano
Credit: Instagram/@gelenasolanotv; Denise Truscello/WireImage

Gelena Solano ha sufrido una transformación que ha dejado con la boca abierta a muchos, pero, ¿qué fue lo que hizo para rebajar quince libras? La reportera de El gordo y la flaca (Univision) contó todo en exclusiva.

¿Cómo es que has rebajado tantas libras? ¿Te sometiste a alguna cirugía estética?

No. Yo sufrí de diverticulitis que son pequeñas bolsas que se forman en la pared del intestino. Me pasó por comer a deshoras, y si comía, comía muy poco al día. A raíz de eso, cuando uno sufre [de] eso, no puede comer nada que contenga granos, cero grasa. A la misma vez uno no puede comer nada que te irrite el estómago y por eso [los doctores] me prohibieron comer ciertas cosas.

Entonces has cambiado tu rutina alimenticia por completo

Ahora desayuno muy bien. En la mañana como un huevo hervido, me tomo un té. Por la tarde un pescado con vegetales y ensalada. En la noche pollo asado con ensalada también. No como arroz. Paré el steak desde el momento en que estuve 10 días en el hospital porque la carne roja se me queda en el estómago por varios días y es muy pesado.

También tengo gastritis y una hernia no operable, por ende no puedo comer nada que tenga que ver con ácido, tuve que parar lácteos, tomo leche 2% una vez al día con café. Tomo mucha agua, nada de pan, arroz, nada de carne porque yo lo decidí. Veo carne [roja] y hasta le tomé asco.

¿Cuántos libras has rebajado desde entonces?

Pesaba 128 libras, y ahora tengo 113. He rebajado bastante.

¿Cómo te sientes?

Me siento saludable porque estoy comiendo saludable. Hago ejercicio dos o tres veces a la semana, monto bicicleta cada vez que puedo.

El ejercicio es para endurecer las piernas, lo hago en el gimnasio de mi edificio o a veces en el edificio de mi mamá nos vamos a hacer ejercicio. A ella la puse en una dieta estricta, es diabética, tiene que tener cuidado [con] lo que come.

Gracias a Dios de la manera en la que estoy comiendo no se me infla el estómago, antes yo parecía una mujer embarazada de ocho meses. Cuando me hicieron los estudios que paré en el hospital porque no pude ir al baño por varios días, por ende tengo que cuidar lo que como.