Por Irene San Segundo
Octubre 05, 2019
Anuncio

Entre aplausos de un público que no paraba de mandarle piropos y muestras de cariño, Francisca Lachapel ha toado un momento en el panel sobre diversidad en el que ha participado junto a la modelo Denise Bidot y el periodista Carlos Lamarche en el Festival de People en Español para compartir con sus fans las claves que la han llevado al éxito en televisión y su momento personal más dulce, enfrentándose a “los haters” y desafiando las normas establecidas en el mundo de la belleza y el entretenimiento.

“Lo superé aceptandome a mí misma y entendiendo que no había absolutamente nada malo con lo que yo era y lo que yo representaba como persona”, ha explicado. “Cuando entendí eso fue una liberación total, me olvidé de críticas y se murieron los haters y estoy en un punto que de verdad me vale…”.

La dominicana, que está planeando su boda junto a Francesco Zampogna, también ha agradecido a sus seguidores el cariño que, según ella misma ha reconocido, la llevó a ganar La Corona de Nuestra Belleza Latina “Ni porque fuera la más bonita, ni mal más alta, ni la de las mejores medidas, fue porque ustedes quisieron y me dieron la oportunidad de vivirlo”.

Denise Bidot, otra belleza latina que este año ha participado como juez del programa de Univision en el que por primera vez se mostraba a mujeres de todas las tallas y edades también ha compartido con los asistentes al Festival de People en Español los obstáculos a los que se ha enfrentado como modelo curvy, latina, mitad árabe y madre soltera.

“Me la he gozado un montón y mi hija lo sabe todo de mi vida, pero lo más importante con los hijos no es lo que les digas sino lo que te vean hacer”, ha reconocido. “Mi mamá sufrió mucho con su peso y era super infeliz con su cuerpo y a mí lo que me enseñó eso fue que yo no voy a perder mi vida siendo infeliz por mi talla, no le voy a dar tanto poder”.

Festival People en Español, Denise Bidot

Para terminar el panel, Francisca ha querido cerrar con un consejo que para ella ha sido clave desde su infancia en Azua, en la República Dominicana, hasta hoy día en sus pantallas cada mañana en Despierta América.

La educación me abrió las puertas. Vengo de un pueblo donde hay pocos recursos me gustaría trabajar mucho con la educación y enseñarle a las niñas que en realidad, respetando el maquillaje y todo lo bonito que se ve lo más importante que hay que alimentar es el cerebro. Que se eduquen, que se preparen, porque cuando una mujer domina un tema y sabe de lo que está hablando nadie te lo puede pelear”.