El Dr. Campos nos revela los secretos detrás del facial revolucionario que pudiera transformar tu rostro
Anuncio

¿Qué crees que puede hacer una descarga eléctrica en tu rostro? Los tratamientos faciales eléctricos han conquistado el mundo de la belleza. Nuestro experto colaborador en cuestiones de piel y envejecimiento, el Dr. Campos, nos explicó los beneficios del facial galvánico.

¿En qué consiste la terapia galvánica?

La terapia galvánica es un tratamiento de electroterapia cosmético exclusivo para la piel que implica el uso de una corriente de bajo nivel. La corriente se aplica directamente para estimular las células, suavizar la piel e introducir medicamentos o cremas profundamente.

¿Cuáles son sus beneficios?

Los tratamientos galvánicos ayudan a relajar los músculos y tejidos de la piel y les permiten transportar más oxígeno y sangre, restaurando así el pH de la piel. También permite que los ingredientes antienvejecimiento penetren profundamente. Esto se debe a que la corriente cambia la carga del producto a positiva.

Por otro lado, ayuda con la producción de colágeno y nuevas células. Esto da paso a una piel sana y aumenta la circulación sanguínea, haciendo que el rostro esté más firme, fresco y con hidratación restaurada.

¿Cuáles pacientes no califican?

Si tienes un marcapasos o se te ha diagnosticado una afección cardiaca, sufres epilepsia, presión arterial alta, eres diabético o estás embarazada no calificas para este tipo de terapias. Tampoco los pacientes con implantes de metal en su cuerpo, los que poseen arañas vasculares o si recientemente te sometiste a un peeling químico.

¿Qué se puede esperar durante el tratamiento?

Primero se limpia la piel, disolviendo el sebo atrapado en los poros alrededor de los folículos pilosos. Luego, se utiliza un gel de pretratamiento con carga negativa (una solución de cloruro de sodio) para cubrir la piel. La máquina facial galvánica con carga negativa se mueve suavemente sobre la piel para aplicarle la corriente. Esta combinación repele las cargas negativas presentes en el gel y lo empuja hacia la capa más profunda de la piel.

La siguiente etapa implica un proceso electroquímico para nutrir intensamente la piel. Se coloca un electrodo negativo para empujar el gel soluble en agua con carga positiva que contiene los componentes antienvejecimiento, de una forma profunda en las capas de la piel. Esto aumenta la eficacia de todos los productos que se utilizan posteriormente al neutralizar las toxinas y los radicales libres dañinos en la piel.

¿Es doloroso?

No, es un procedimiento indoloro, aunque algunas personas dicen que experimentan una ligera sensación de hormigueo. Debido a que no es necesario un tiempo de inactividad, los pacientes pueden optar por este tratamiento facial durante la hora del almuerzo.

¿Existe algún riesgo?

Hasta ahora, no se ha realizado ningún estudio para evaluar los efectos secundarios de los tratamientos galvánicos los cuales se han utilizado ampliamente para tratar la parálisis facial y la parálisis de bell, por lo que se considera un tratamiento seguro.

¿Cuándo se ven los resultados?

Para lograr resultados óptimos, se recomiendan cuatro sesiones durante un período de ocho semanas.

¿Cuánto cuesta?

En promedio, este procedimiento puede costar por sesión entre $150 y $250.

Una última recomendación…

Hoy en día existen muchas alternativas para el cuidado y rejuvenecimiento de la piel y aunque la terapia galvánica posee muchos beneficios y es efectiva, el mejor consejo que puedo darte es que te asesores antes con un profesional. Lo primero debe ser una evaluación para asegurarte que este es el procedimiento ideal para ti.