La estrella latina de la serie Riverdale habló abiertamente sobre salud, dietas y estar siempre en el punto de mira.

Por Irene San Segundo
Junio 25, 2018
Anuncio

La actriz de la serie Riverdale Camila Alves visitó este fin de semana la tercera feria anual de fitness y salud organizada por la revista Shape en Los Ángeles donde aprovechó para hablar con sus fans sobre su campaña contra las dietas y cómo superó sus problemas con la comida.

“Me siento tremendamente insegura con mi barriga. Cuando me prueban ropa siempre intento evitar prendas con las que se me vea el ombligo. Estoy intentando superarlo, pero de momento pasito a pasito”, admitió la joven de origen brasileño que está a punto de cumplir 24 años.

“La forma en la que yo sobrellevo mis propias inseguridades es sacarlas fuera. […] Cuanto más te escondes, más insinúas que tienes algo de lo que avergonzarte”, reconoció en la entrevista que estaba abierta a preguntas del público que se acercó a verla.

Lamentablemente, como muchas adolescentes, Mendes también pasó una época en la que se enfrentó a un desorden alimenticio y aprovechó este momento para compartir su experiencia y qué le hizo decidirse a cambiar.

“Cuando estaba en el instituto tuve un desorden alimenticio que volvió cuando fui a la universidad y también [cuando empecé a trabajar] en Riverdale. Empecé a ver a un psicólogo y a un nutricionista y fue la primera vez que realmente admití que tenía un problema y que quería arreglarlo”.

Quizá por eso decidió no hacer más dietas, ni siquiera cree en ellas. “Hacer dieta no es realista, no te hace [estar] más sano, solo confunde a tu cuerpo”.

De hecho la actriz se ha convertido en una activista contra las dietas y promueve una campaña en sus redes sociales bajo el hashtag “done with dieting” (basta de hacer dieta) en la que ahonda más en los motivos que la llevaron a tomar esa decisión.

“En algún momento de mi vida permití que mi obsesión por estar delgada y me negué a dejar espacio en mi mente para otras cosas. […] Mi pasión por el cine, la educación, la música, etc. todos mis intereses desaparecieron por el deseo de estar delgada, y [eso] me hizo miserable. Ya no me creo la idea de que hay una versión más delgada y feliz de mi misma después de todo este esfuerzo infatigable. Tu tipo de cuerpo está sometido a tus genes y aunque tomar alimentos nutritivos y hacer ejercicio te hará estar más sana, no necesariamente te hará más delgada[…] un cuerpo sano es el tipo de cuerpo ideal y eso se ve de forma diferente en cada persona”.