El Dr. Campos nos explica cómo decirle adiós a las venas varicosas para presumir tus piernas esta primavera.

Por Laura Acosta
Abril 23, 2021
Anuncio

¿Sabias qué tener arañas vasculares o venas varicosas puede afectar más que tu apariencia? Estas venas pueden causar graves molestias y a veces hasta te pueden poner en riesgo de sufrir una complicación como un coágulo de sangre o llagas abiertas en las piernas. Por eso, le pedimos al doctor Daniel Campos que nos contara todo lo que tenemos que saber sobre los tratamientos mínimamente invasivos para eliminar o atenuar estas venas de las piernas.

¿Por qué salen estas venas?

Las varices y las arañas vasculares son venas dañadas. Se desarrollan cuando las pequeñas válvulas dentro de las venas se debilitan. En las venas sanas, estas válvulas empujan la sangre en una dirección: de regreso a nuestro corazón. Cuando se debilitan, la sangre fluye hacia atrás y se acumula en la vena. El exceso de sangre ejerce presión sobre las paredes de la vena. Con esta presión contínua, las paredes de las venas se debilitan y surge una vena varicosa o de araña.

Algunas personas tienen un mayor riesgo de desarrollar estas venas defectuosas. Si tienes algún pariente consanguíneo con venas varicosas, es posible que te salgan a ti. Otras personas las padecen porque permanecen sentadas o de pie durante períodos prolongados de tiempo. Estas venas también se vuelven más comunes con la edad y durante el embarazo. Las arañas vasculares también pueden ser causadas por la luz solar, cambios hormonales o una lesión en el área.

¿Cómo se tratan?

Las opciones de tratamiento van desde el cuidado personal hasta tratamientos médicos realizados por un especialista.

Los consejos para la prevención incluyen hacer ejercicio, elevar las piernas y evitar sentarse o estar de pie durante largos períodos de tiempo. Evita sumergirte en baños calientes muy largos. También puedes usar medias de compresión. Y aunque estos consejos de cuidado personal pueden ayudar a prevenir nuevas varices y arañas vasculares, ten en cuenta que por sí solos no pueden eliminar las ya existentes.

Hasta hace muy poco, la escleroterapia era el tratamiento más común para las venas de las piernas. Este tratamiento consiste en inyectar una sustancia química en la araña o la vena varicosa que irrita la pared de la vena, haciéndola colapsar. Aunque a lo largo de los años se ha mejorado la escleroterapia para hacerla más segura y brindar mejores resultados, este tratamiento está siendo desplazado por nuevos avances en la tecnología, como los tratamientos láser.

Como bien lo dice su nombre, el láser consiste en emplear esta tecnología para destruir las arañas vasculares y las pequeñas venas varicosas. Durante el tratamiento, se dirige la luz láser a la vena, las cuales pueden desaparecer inmediatamente. Las arañas vasculares más grandes se oscurecerán y es probable que las veas por tres meses antes de que desaparezcan. En algunos casos para eliminarlas completamente, es posible que necesites tres o más tratamientos.

El tratamiento más novedoso es la terapia con láser endovenoso (EVLT) y ablación por radiofrecuencia (RFA). Ambos tratamientos actúan dentro de la vena para destruirla. La vena tratada tarda aproximadamente un año en desaparecer. Para obtener los mejores resultados, es posible que necesites más de un tratamiento.

¿Cómo sé cuál necesito?

Un examen físico realizado por un especialista es la mejor manera de decidir cuál de los tratamientos es mejor y más seguro para ti. Durante este examen, tu proveedor de salud observará de cerca las venas y te preguntará acerca de tu historial médico.

También pueden ser necesarias unas pruebas médicas que examinen las venas por dentro. Por ejemplo, una ecografía Doppler mostraría el flujo sanguíneo en las venas de las piernas. Esta información te ayudará a decidir junto a tu doctor cuál de los tratamientos es el más adecuado. A veces, algunos pacientes pueden necesitar más de un tipo de tratamiento para poder obtener los mejores resultados y reducir los efectos secundarios.

Algo que no puedes olvidar…

La habilidad profesional de quién realiza el tratamiento es la clave para obtener los mejores resultados. En otras palabras, el cambio que verás en tus venas dependerá en gran medida de la persona que realice el tratamiento. Siempre asegúrate que sea profesional y que tenga la educación y las credenciales correctas para hacerlo.