La colección estará disponible en abril.

Por Yolaine Díaz
Febrero 19, 2020
Anuncio

Visitar los parques de Walt Disney World siempre han sido para chicos y grandes, y es que hay tantas cosas que hacer y ver, que contrario a lo que muchos piensan, estas instalaciones son para toda la familia. Ahora bien, cuando se trata de las princesas, no podemos negar que en algún momento todos hemos querido lucir como ellas. Por eso, a la hora de buscar un vestido de novia, la frase más común es, “quiero lucir como princesa”. Incluso muchas parejas optan por realizar la boda en las hermosas instalaciones del parque. De hecho, hasta la carroza de cenicienta se puede reservar. Resulta que ahora Disney se unió a Allure Bridal para crear una colección de vestidos de novia inspirados en todas sus princesas y así hacer realidad el sueño de muchas futuras novias.

Gracias a esta colaboración muy pronto muchas chicas que están a punto de casarse podrán lucir como su princesa favorita. La Disney Fairy Tale Wedding Collection incluirá 16 diseños diferentes, cada uno inspirados en cónicas princesas como Bella, Jazmín, Pocahontas, Ariel, Cenicienta y Blancanieves, al igual que todas las demás.

La colección completa será debelada por Allure durante la Semana de la moda nupcial de Nueva York y justo después de eso todas las piezas estarán disponibles. Siete de ellas, que serás las más costosas, solo se podrán adquirir en la tienda Kleinfeld Bridal en La gran manaza y Toronto, y sus precios oscilarán entre $3,500 y $10,000.

El resto de la colección estará disponible en diferentes tiendas de vestidos de novia alrededor del país y sus precios oscilarán entre $1,200 y $2,500.

Así es que, si entre tus sueños está lucir como una princesa de cuentos el día de tu boda, esta es tu oportunidad de obtener uno de estos diseños. Y sí, el vestido inspirado en Ariel tiene corte de sirena. Tomando en cuenta que te puedes casar en algunos de los parques de Walt Disney World y Disneyland, y que ahora incluso puedes rentar el castillo, esta colección era lo único que hacía falta para tener una boda de cuentos.