La pieza es parte de la colección primavera/verano de Givenchy.

Por Yolaine Díaz
Enero 22, 2020
Anuncio

La semana de la moda couture de París ya casi llega a su fin y no podemos dejar de mencionar que ha sido un verdadero agasajo ver las increíbles colecciones de gala de casas de moda como Chanel, Dior, Giambattista Valli, Giorgio Armani, Zuhair Murad y Valentino, entre otras. También nos llena de orgullo saber que nuevamente las modelos latinas reinaron en las pasarelas más importantes. Pero tenemos que admitir que la pieza que se robó el show o mejor dicho la semana, fue uno de los increíbles diseños de Clare Waight Keller para Givenchy.

Hablamos del vestido de novia con el que la modelo Kaia Gerber -hija de Cindy Crawford– cerró el desfile de dicha marca y con el que se robó el aliento de los presentes. El traje de novia, confeccionado con un delicado encaje blanco tenía los hombros al descubierto y una falda bastante vaporosa. Pero la realidad es que lo que más llamó la atención fue el impresionante velo que le hacía juego al traje.

La pieza parecía un pétalo de flor cóncava que hacía que la modelo luciera como toda una diosa. El largo e imponente velo, que todavía no sabemos como permaneció en la cabeza de la Gerber, también está hecho del mismo delicado encaje blanco con el que confeccionaron el traje.

La colección primavera/verano 2020 de Givenchy estuvo inspirada en las flores de los jardines ingleses por lo que vimos piezas superfemeninas, con vuelos y detalles oversized que daban la ilusión de una flor. Pero, sin duda, el vestido fue el impresionante velo lo que se quedó en la mente de todos.