El desfile se llevó a cabo al aire libre en Lecce, Italia y sin público.

Por Yolaine Díaz and Yolaine Díaz
Julio 23, 2020
Anuncio

La pandemia ha afectado a muchos negocios, incluyendo la industria de la moda. Recordemos que el virus empezó a afectar Europa justo en el momento en que se llevaba a cabo La semana de la moda de Milán, causando que muchos shows fueran cancelados o presentados sin público. En ese momento los desfiles en París también fueron afectados y como ya sabemos, durante estos meses de incertidumbre, muchas tiendas se han visto en la necesidad de declararse en bancarrota o cerrar sus puertas para siempre. Sin embargo, poco a poco las cosas van mejorando, especialmente en Europa en dónde algunos desfiles se están llevando a cabo, aunque sea sin público.

Una de esas marcas que se lanzó a hacer un show fue Dior, que acaba de presentar su colección Crucero 2021 en la Plaza del Duomo en Lecce, Italia bajo todas las medidas de seguridad y dándole la oportunidad a millones de personas alrededor del mundo de presenciarlo a través de su computadora. Pero sabemos que se necesitan muchas personas para llevar a cabo un show y que las modelos necesitan maquillaje. ¿Cómo lo hicieron?

El encargado de maquillar a las chicas fue Peter Philips, quien es también el director creativo de la línea de maquillaje de la marca y según una entrevista virtual con algunos editores, el experto aseguró que llevar a cabo este proyecto tuvo sus desafíos.

“Nosotros tocamos las caras todo el tiempo. Es primordial ser muy cuidadoso, pero en este caso nos fuimos al extremo”, dijo Phillips en dicho encuentro. “Te puedo decir que no es fácil [maquillar así]. Cuando usas lentes y el cobertor plástico (shield) todo se empaña. En el shield se pueden ver todas las reflexiones”.

Stephane Cardinale - Corbis/Corbis via Getty Images
Stephane Cardinale - Corbis/Corbis via Getty Images
Stephane Cardinale - Corbis/Corbis via Getty Images
Vittorio Zunino Celotto/Getty Images
Stefania D'Alessandro/WireImage

Sin embargo, ninguna precaución fue demasiada. Y es que la seguridad de los que trabajaron en el desfile, al igual que el bienestar de las modelos, era lo más importante. De hecho, cada una de las 47 modelos que participaron tenía su propio maquillaje y sus brochas. Todo esto tenía el nombre de cada una para que así  ni de casualidad otra persona tocara los productos. También había jabón desinfectante por todos lados y se le tomaba la temperatura a todo el que entraba al lugar.

“Esto realmente te empuja a ser creativo, a encontrar una nueva forma de comunicarse”, explicó el maquillista. “Creo que vamos a crecer después de esto. De eso se trata, de evolucionar”.