El desfile fue uno de los primeros durante la Semana de la moda de Alta Costura en París.

Por Yolaine Díaz
Enero 22, 2018
Anuncio

La semana de la moda de Alta Costura de París ya dio inicio y uno de los primeros desfiles de la temporada fue el de Christian Dior, uno que dejó a más de uno boquiabierto. El escenario, los increíbles diseños, el maquillaje y los originales accesorios que desfilaron por esa pasarela ya están en boca de todos y no es para menos. En la colección primavera/verano 2018, conformada mayormente por piezas en blanco y negro, reinó el drama y las transparencias.

Espectaculares vestidos con vuelos, tul y encaje desfilaron por la pasarela confeccionada con azulejos también en blanco y negro. Pero lo más llamativo fueron los antifaces, unos en tul y otros de metal, que combinaron a la perfección el extravagante maquillaje de las modelos.

El maquillaje, especialmente en los ojos, reflejaba la era de los 60s cuando la modelo Twiggy popularizó las pestañas estilo araña y todas la querían copiar. Las modelos de Dior hicieron exactamente eso pero aún más exageradas con la ayuda de un delineador en vez de un rímel, y el resultado fue espectacular.

Sin duda, el desfile de Dior fue uno sin desperdicios y le dio un nuevo significado y altura a las piezas blanco y negro, dejando atrás la teoría de que en primavera y verano se llevan los colores pasteles o reinan las flores. Gracias Dior por darnos la luz verde para seguir usando en esa temporada esos tonos que tanto nos gustan.