Por Pilar Sopeséns
Febrero 15, 2017
Anuncio

La colección de Delpozo en la Semana de la moda de Nueva York fue un guiño a diferentes movimientos artísticos.

Las formas redondeadas y con volumen de las prendas y el bolso Moon, se inspiraron en las esculturas abstractas del suizo Max Bill. Los colores, intensos y presentados en contraste, provienen de la paleta del pintor postimpresionista húngaro József Rippl-Rónai.

“En cada colección siempre parto desde cero. Nuevas paletas de colores, volúmenes, formas y diferentes combinaciones”, explicó Josep Font, director creativo de la firma en una entrevista con la agencia Efe antes del desfile en la Gran Manzana. “Hablo de una mujer femenina, moderna, joven. A veces pensamos en lo femenino como algo cursi, pero eso no es lo que yo reflejo”.

No solo el Arte fue inspiración para Font, quien quiso jugar con las texturas y las siluetas orgánicas incluyendo detalles de lentejuelas que recordaban las escamas de los peces y las plumas de los colibríes.

Este reflejo de la naturaleza también se plasmó en el look de belleza. Mónica Marmo, de la firma NARS, quiso crear el efecto metálico de las escamas en los ojos de las modelos. “Hay varios tonos de brillo y he añadido purpurina. Hay oro, plata y rosado”, explica la artista. “Hay un trabajo profundo de la piel, muy hidratada con zonas de brillo y mate para hacer contrastes”.

En cuanto al cabello, el estilista de Aveda Jay Braff, utilizó una crema texturizadora para controlar los cabellos sueltos, pero dejando un look natural. “Muy poco producto, no queremos que se vea o se sienta muy hecho”, dice Braff. “Es minimalista y limpio, muy cool. Hemos visto muchas texturas interesantes en la ropa, así que el pelo va muy bien con eso”.

Abrigos y chaquetas con volumen y pliegues marcados pero curvas suaves dominaron la pasarela. Pantalones holgados, faldas de corte tulipán, suéteres ceñidos y originales capuchas destacaron en colores como el azul Klein, burdeos oscuro y ámbar. En cuanto a los tejidos, vimos franela, jacquard y lamé de seda. Tampoco faltaron los estampados florales en organza y los vestidos de tul en varias capas.