Te sorprenderá saber las cosas que sí puedes incluir en tu dieta.

Anuncio

Cuando de dieta se trata, no hay nada que no estemos dispuestas a probar siempre y cuando bajemos esas libras de más. Y es que existen tantas dietas que al final ya ni sabemos cuál es la que realmente funciona, o mejor dicho la que realmente nos funciona a nosotras. Pero la verdad es que hoy en día, más que llevar una dieta, estamos buscando maneras de comer mejor y de aprender cuáles son los alimentos que en verdad le hacen bien a nuestro organismo. Entre las tantas dudas que tenemos, está la de disyuntiva de si ingerimos o no carbohidratos. Y es que contrario a lo que muchos piensan, no todos son malos.

Para que nos guiara un poco acerca de lo que sí podemos comer y los que no, hablamos con Cristie Besu, nutricionista y fundadora de Eat Me Guilt Free, una línea de productos altos en proteínas y bajos en carbohidratos, quien nos explicó de una manera muy sencilla por qué no podemos quitar todos los carbohidratos de nuestra dieta y cuáles son esos que debemos evitar a toda costa.

1-Los carbohidratos de bajo índice glucémico son el arroz integral y la avena. Están llenos de fibra y no se procesan, por lo que lleva más tiempo digerir y descomponer. Durante la digestión, el cuerpo se siente lleno y satisfecho por largos períodos de tiempo (2-4 horas).

2-Los carbohidratos con alto índice glucémico son típicamente simples por naturaleza (como la miel) o altamente procesados como el jarabe de maíz que tiene alto contenido de fructosa. El cuerpo no tiene que descomponerlos tanto debido a la falta de fibra. Se van del organismo fácilmente lo que provoca hambre poco después de comer. Esto no significa que sean necesariamente malos. Si bien los carbohidratos con alto índice glucémico pueden conducir a un aumento de peso excesivo también pueden ser perfectos para el momento y el lugar correctos. Por ejemplo, una comida con alto índice glucémico 20 minutos antes de un entrenamiento puede aumentar tu energía sin tener que digerir mientras se ejercita. También pueden ser útiles después del entrenamiento para reponer sus reservas de glucógeno y ayudar en la reparación muscular.

3- Lo que hay que entender bien, es la diferencia. Hay que saber que entre los carbohidratos refinados está el pan blanco, la pasta blanca y el arroz blanco. Como estos tienen un alto índice glucémico desencadenan el hambre. Generalmente también carecen de nutrientes esenciales y muchas veces son calorías vacías.