En esta etapa de la vida de una mujer, piernas y pies sufren especialmente las consecuencias de los cambios corporales. ¡Dales los mejores cuidados y disfruta tu embarazo!

Por Pilar Sopeséns
Abril 02, 2021
Each product we feature has been independently selected and reviewed by our editorial team. If you make a purchase using the links included, we may earn commission.
Anuncio

Los pies son una de las partes del cuerpo que más se resiente durante el embarazo. Si de normal nos preocupamos poco por ellos, tan abajo y alejados que apenas nos fijamos en cómo se encuentran, imagina cuando ni siquiera los podemos ver porque el vientre hinchado del embarazo los tapa y vamos aumentando de peso, lo que supone poner más presión sobre ellos. 

La fascitis plantar, por ejemplo, o los calambres, son algunas de las molestias más comunes en esta época de nuestras vidas. El trabajo, muchas horas de pie, la vida social y hasta la alimentación, son factores que influyen en su aparición. 

Pero como cualquier otro problema, podemos prevenir su aparición o mejorar sus dolorosos síntomas siguiendo una serie de sencillas recomendaciones. La podiatra Jacqueleine Sutera, quien colabora con la firma de calzado Vionic en el diseño de nuevos modelos de zapatos saludables para nuestros pies, nos ha dado varios consejos para solucionar las molestias en esta parte de nuestro cuerpo que se merece tantos mimos. 

Cuidados pies durante embarazo
Credit: Prostock-Studio

Tus pies necesitan apoyo, no vayas descalza

Unas zapatillas de estar por casa con soporte son obligatorias. Ir descalza durante largos periodos de tiempo puede ocasionar dolor de pies porque estos tienden a ensancharse en esta época. Acolchado extra, absorción de impactos y refuerzos en el arco es lo mejor que puedes obtener. Ten en cuenta que las piernas y pies se suelen inflamar al final del día en los últimos meses del embarazo. Elegir zapatos que pueden ajustarse, que son más abiertos o con tiras puede ser muy útil.

Estas zapatillas cuentan con todos los ingredientes para ofrecerte comodidad y apoyo durante el embarazo ¡y en cualquier otro momento! Con su suela diseñada por podiatras, con tiras ajustables y en un tejido suave y acogedor, harán a tus pies felices. Además, la mismísima Oprah las recomienda.

Cuidados pies durante embarazo
Credit: Cortesía

Relax Slippers, de Vionic. $64.95. vionicshoes.com

Haz sitio para la inflamación

Hazte a la idea de que piernas, tobillos y pies se inflamarán especialmente al final del embarazo. Puedes llevar tus zapatos al zapatero para que los agrande o usar un dilatador de hormas para hacerlo tu misma. En cualquier caos esto puede ser muy útil para seguir usando tus zapatos favoritos.  

Masajea, eleva y descansa

Una manera muy efectiva de eliminar los dolores en piernas y pies es dar un masaje y mantenerlos en posición elevada -por encima del corazón- mientras descansas. También puedes usar frío. 

En esta época es importante mimarnos, consentirnos y sentirnos bien en nuestra propia piel, pero hay que ser cautelosa con los ingredientes de nuestros productos de belleza. Por ejemplo, muchas cremas relajantes para pies contienen aceites esenciales que debemos evitar en esta etapa. No así los aceites naturales que puedes usar para realizarte un masaje. Siempre desde la parte de abajo hacia arriba.

Muchos nutrientes se utilizan en la gestación del bebé, por lo que puedes notar tu piel más seca. Esta crema contiene aceites de rosa mosqueta, oliva y lino, que calman, hidratan y suavizan la piel y pepino que combate la sequedad extrema y nutre la barrera de protección natural. Esta marca cuenta con productos seguros incluso para usar en recién nacidos y bebés prematuros.

Cuidados pies durante embarazo
Credit: Cortesía

Otra manera de estimular la circulación de los pies es un masaje exfoliante. Con este cepillo de dos lados, puedes eliminar las células muertas y limar durezas con su piedra pómez, y después cepillarlos con sus suaves cerdas de fibras naturales en movimientos circulares. Aplica tu humectante favorita para conseguir mejores resultados y prepara tus pies para lucir suaves e hidratados esta primavera. Hecho con materiales naturales y biodegradables, después de usarlo solo tendrás que lavarlo con agua tibia y dejarlo secar hasta el próximo uso. ¡El masaje sienta todavía mejor si te lo hace tu pareja y tu puedes cerrar los ojos y relajarte!

Cuidados pies durante embarazo
Credit: Cortesía

Olvida los tacones

Los zapatos de tacón deben usarse con moderación, estés embarazada o no, porque cambian la manera en la que se reparte el peso del cuerpo y modifican tu manera de caminar. Durante el segundo y el tercer trimestre, el peso aumenta y la inflamación se asienta. Unos zapatos ajustables y de estilo slip on, pueden convertirse en tus mejores amigos porque te será más complicado agacharte y atarte los cordones. Pero no lo apuestes todo a los zapatos planos. En las mujeres embarazadas, una suela que absorba los impactos es súper importante, Los zapatos especialmente planos, como las bailarinas, no ofrecen ningún apoyo y pueden ocasionar juanetes, dedos en martillo, espolones en los talones, nervios pinzados o tendinitis. Busca pares con suelas más gruesas y refuerzos en el arco y el talón.

Encontrar un calzado cómodo a la par que con estilo no es imposible. Además de las opciones que puedes encontrar en Vionic, te proponemos estas sandalias hechas de manera ética en Puerto Rico, con materiales naturales. Su gruesa suela interna está elaborada con espuma con memoria, para que tus pies caminen como si lo hicieran entre nubes, y la pala y la tira trasera son de la más suave piel de cordero. Al ser destalonadas y de un material flexible, acomodarán tus pies aún inflamados, y como no tienen hebillas te las podrás poner con facilidad.

Cuidados pies durante embarazo
Credit: Cortesía

Off Grid Scrunchie Sandal, en Blues, de Isleñas. $150. lasilslenas.com 

Otros consejos para cuidar la salud de tus piernas y pies durante el embarazo, siempre después de consultar a tu médico, son: evitar estar de pie por largos tiempo, caminar con regularidad, llevar medias de compresión, evitar los ambientes muy calientes y húmedos, reducir el consumo de sal y de cafeína, comer alimentos ricos en potasio y dormir sobre el lado izquierdo.