Con tantos lavados de manos y el uso del desinfectante la delicada piel de tus manos se puede secar y resentir, ¡dale estos cuidados extra!

Por Irene San Segundo
Abril 02, 2020
Anuncio

Desde el CDC (centro para el control y prevención de enfermedades del gobierno) han dejado muy claras las tres maneras de prevenir el contagio de Coronavirus y todas tienen las manos como protagonistas: lavarte las manos a menudo con agua y jabón durante al menos 20 segundos, sobre todo si has estado en un sitio público, si has tosido o estornudado; si no tienes agua y jabón utiliza un desinfectante que contenga al menos un 60 por ciento de alcohol; evita tocarte los ojos, la nariz y las manos con las manos sin lavar.

Aunque estos pasos son los más importantes, también es cierto que pueden resecar mucho la piel de las manos y dañar la barrera protectora natural de nuestra piel. Lee estos consejos y remedios caseros que nos ha compartido nuestro colaborador experto en cuidados de la piel, el Dr. Campos.

¿Cómo afecta el lavarse tanto las manos a la piel?

En tiempos de Coronavirus mantener las manos limpias es de las primeras líneas de defensa para prevenir esta y otras enfermedades. Pero, aunque es esencial, el lavado frecuente de manos ya sea con agua y jabón o con geles anti-bacterianos a base de alcohol, es una de las causas principales de sequedad y hasta dermatitis por contacto irritante. Prevenir la piel seca y reducir el riesgo de irritación dérmica y dermatitis de contacto es también importante ya que esto previene que se pierda la función de barrera que ejerce la piel la cual es de suma importancia.

Getty Images

¿Cuál es la temperatura más adecuada para lavarnos las manos de forma eficaz y sin dañar mucho la piel?

La temperatura adecuada para lavarnos las manos es temperatura ambiente o ligeramente tibia para climas fríos. El uso de agua caliente contribuye a la eliminación de la capa de grasa protectora de la piel lo cual contribuye a la resequedad e irritación. Si encima le agregamos el uso de jabones con detergentes que muchas veces tienen incorporado productos que eliminan la grasa, lavarse las manos con agua caliente es un grave error que mucho cometemos.

¿Qué tipo de jabón recomienda y cuál no deberíamos usar?

Cuando se trata de elegir el jabón correcto para lavarnos las manos, es importante encontrar un balance entre los ingredientes de limpieza y los humectantes. Esto nos permite limpiarnos las manos sin que las reseque en exceso. Al usar jabón de manos con un ingrediente hidratante como el aceite de coco, el aceite de karité (Shea butter), y la sábila (Aloe Vera), los cuales son ricos en antioxidantes, vitamina E y ácidos grasos, al mismo tiempo que estamos matando gérmenes le damos a nuestra piel una dosis de hidratación rejuvenecedora.

Getty Images

¿Cuál es el mejor producto que aplicar después de lavarnos las manos? ¿y después de usar desinfectante también es recomendable usar algún producto?

Es importante después de cada lavada o uso de geles antibacterianos el usar cremas hidratantes específicamente desarrolladas para la piel de las manos que es una piel muy delgada y frágil. Además, es importante señalar que la crema ideal de manos debe contener agentes oclusivos (atrapan la humedad en la piel), humectantes (hidratan la piel) y emolientes (suavizan la piel). Algunos ejemplos de esos ingredientes son: ácido hialurónico, glicerina, vaselina, miel, extracto de té verde, entre otros.  A mí personalmente me gusta recomendar el uso de una buena crema de manos con guantes de algodón y dejarlos puesto toda la noche. Esto es una especie de mascarilla tal como las que usamos para el rostro. Ayuda a mantener las manos hidratadas y suaves además de reparar el daño diario que provoca el uso de jabones abrasivos o geles de alcohol.

¿Una buena mascarilla casera para hacernos por la noche o en un rato libre?

Una excelente mascarilla, que sirve igual para las manos que para el rostro, es combinar 1/2 taza de agua caliente, no hirviendo, y 1/3 taza de avena (yo la hago polvo en el procesador así se hace una pasta más homogénea). Después de que el agua y la avena se hayan asentado durante dos o tres minutos, mezcle 2 cucharadas de yogur natural, 2 cucharadas de miel y 1 clara de huevo. Aplique una capa delgada de la máscara en su cara y en el dorso de las manos dejándola reposar durante 10 a 15 minutos. Los resultados son muy buenos y le da a la piel un brillo natural y una vitalidad que es reflejo de una piel nutrida e hidratada.