Lo ideal es ingerir los alimentos de acuerdo al tipo de ejercicios que vayas a realizar.

Anuncio

Cuando llega el verano, una de las primeras cosas que nos proponemos es recuperar la figura para poder sentirnos cómoda con la ropa ligera de la temporada y por supuesto con la ropa de baño que definitivamente vamos a usar.  Y sabemos que para lograr eso lo primero que debemos hacer es comer más saludable y volver a llevar una rutina de ejercicios. Claro está, del dicho al hecho hay mucho trecho. Por eso nada como unos buenos consejos que nos puedan ayudar a llegar a nuestra meta, en especial si ya empezamos con una rutina y necesitamos saber si estamos haciendo todo bien. Una de las más grandes dudas es saber qué comer justo antes de ejercitarnos y para estar claros decidimos preguntarle a una experta.

Hablamos con Cristie Besu, exitosa empresaria, nutricionista y creadora de la marca Eat Me Guilt Free, quien nos compartió algunos de los mejores consejos acerca de la comida que debes ingerir antes de algunas de las rutinas de ejercicios más populares. Lee a continuación sus increíbles tips.

1- Cardio de resistencia: lo ideal es comer una combinación de carbohidratos y grasas de bajo índice glucémico más de una hora antes del entrenamiento. Incluirlos la noche anterior también puede ser beneficioso. Esto te ayuda a que no te canses tan rápido. Un ejemplo de esto sería, comer 2 rebanadas de pan Ezekiel tostado cubierto con una generosa cantidad de mantequilla de almendras o guacamole.

2- Entrenamientos HIIT: estos entrenamientos son cortos e intensos. Requieren movimientos rápidos y potentes. Incluyendo una mezcla de carbohidratos de alto y bajo índice glucémico aproximadamente una hora antes o más antes. Un ejemplo de esto sería, ingerir un yogur griego cubierto con avena cruda, bayas y un poco de miel.

3- Fuerza/pesas: una comida completa 2-3 horas antes que consista en proteínas, carbohidratos y grasas sería el combustible ideal para este entrenamiento. Ten en cuenta que cuanto más cerca estás de tu entrenamiento, más pequeña debería ser la porción. Por ejemplo, la comida 2-3 horas antes sería, 4 oz de una proteína animal magra, una papa mediana, una cantidad abundante de vegetales y la mitad de un aguacate. Si es para comer una hora antes del entrenamiento, podría ser un batido de proteínas y un plátano.

4- Todos estos tipos de entrenamientos requieren una hidratación adecuada. Dicho esto, asegúrese de que el consumo de agua sea adecuado. Estar bien hidratado lleva tiempo y, por lo general, no se puede lograr en unas pocas horas. Por lo tanto, hidratarse bien días previos al entrenamiento es igual de importante.

5- Un error fatal muy común que las personas tienden a hacer antes de hacer ejercicios es comer justo antes del mismo. Esto no te da la oportunidad de digerir la comida y tu cuerpo está demasiado ocupado concentrándose en ese proceso en vez de darte la energía que necesitas

6- Si no eres madrugador, prueba esto: los entrenamientos matutinos pueden ser alimentados por el glucógeno y las reservas de grasa de la comida de la noche anterior. Come una comida llena de energía en la cena para que puedas levantarte de la cama y aún estés alimentado y preparado para un entrenamiento.