Por Irene San Segundo
Julio 05, 2017
Anuncio

Pocas prendas han causado tanto revuelo en la historia de la moda como el bikini y hoy, que es el día nacional de este traje de baño, lo celebramos repasando y revelando algunos de los datos más curiosos de sus 71 años de historia.

Tal día como hoy, en 1946, el ingeniero francés Louis Réard presentó al mundo el traje de baño de dos piezas “más pequeño que el bañador más diminuto del mundo”, reporta la revista Time, en un concurso de belleza que se celebró en la piscina del hotel Molitor de París.

En aquella época el tamaño y diseño resultaban tan escandalosos que el diseñador no pudo encontrar a una modelo que se atreviera a presentar en público esta pieza, así que finalmente la primera mujer en lucirla fue Micheline Bernardini, una bailarina erótica de 19 años que trabajaba en el casino de París, según registraba la agencia Getty.

En la imagen, que se ha convertido ya en una de las más míticas de la historia de la moda, Bernardini sujeta una caja de cerillas en la que aseguraba que podía guardarse el bikini.

¿De dónde viene el nombre? Apenas unos días antes de aquella presentación en París, el ejército estadounidense había estado haciendo pruebas con bombas atómicas en el atolón Bikini, un conjunto de islas en mitad del pacífico, y, según el mismo reporte de Time, Réard esperaba que su invento fuera tan explosivo como las pruebas nucleares de Estados Unidos.

Aunque fuera algo muy novedoso, el inventor no tenía tan fácil convencer al público con una prenda tan arriesgada para la época. De hecho, antes de convertirse en la estrella de las playas de todo el mundo, el bikini llegó a prohibirse en países como Bélgica, Italia, Australia y España e incluso llegó a ser declarado pecado por el Vaticano.

Sin duda una de las actrices que más contribuyó a popularizar la prenda fue Ursula Andress con su personaje de Honey Rider en la película de James Bond Dr. No. El bikini beige con el que Andress salía del mar se vendió en 2001 por 60,000 dólares en una subasta y un año después Halle Berry recreó el momento en la película Die Another Day.