La modelo y activista Christy Turlington, de madre salvadoreña, continúa con su labor filantrópica ayudando a madres de todo el mundo a tener un parto seguro.

Por Pilar Sopeséns
Diciembre 18, 2020
Anuncio

Las supermodelos fueron auténticos iconos de los años 90. Naomi Campbel, Linda EvangelistaCindy Crawford y Christy Turlington reinaban dentro y fuera de las pasarelas: anuncios, portadas de revista, películas, publicidad... Una época de glamour, en la que las maniquíes se hicieron tan famosas como los diseñadores que las vestían y cuyo legado perdura en la cultura actual.

Ahora Christy Turlington revive una de sus primeras campañas comerciales 33 años después. Se trata de los anuncios de la fragancia Eternity, de Calvin Klein, que además protagoniza junto a su marido, Edward Burns. Hablamos con la supermodelo de lo que ha supuesto para ella este regreso y sobre su labor filantrópica.

Tú participaste en la campaña original de 1988. ¿Qué se siente al volver? ¿Qué crees que les dice eso a las mujeres de más edad sobre la moda y la belleza?

Se siente maravilloso trabajar con CK fragante la fragancia de Calvin Klein después de tantos años. Recuerdo perfectamente el lanzamiento de la fragancia en el 88 y se siente como ayer, a la vez que siento que he vivido varias vidas desde entonces. Esta es especial porque la comparto con mi esposo.

Credit: Cortesía

¿Cómo ha sido trabajar con él?

Hemos estado juntos unos 20 años y es genial trabajar con alguien a quien amas de verdad, con quien compartes tu vida.

¿Cómo utilizas tú el perfume? 

La llevo de forma muy clásica: pongo un   poco en mis muñecas, detrás de las orejas... a veces en mi cabello.

Credit: Cortesía

Fragancias Eternity for Men, desde $66, y Eternity form Women, desde $93, de Calvin Klein. macys.com

Los aromas nos transportan a otros lugares, nos evocan recuerdos... ¿dónde te lleva Eternity?

Realmente te transportan y ¡tengo tantos recuerdos asociados a esta fragancia en concreto! Estar en la playa, en esas sesiones de fotos por tantos años, donde estaba en este espacio precioso, las olas rompen, el sol brilla… maravilloso.

Hace años comenzaste un proyecto maravilloso, la organización Every Mother Counts. Háblanos de él. 

Yo volví a estudiar cuando tenía 25 años, dejé por completo el mundo del modelase. De alguna manera me involucré con temas de salud pública en un momento en el que había muchos problemas de salud a nivel global. Después de convertirme en madre en 20113, tuve algunas complicaciones relacionadas con el parto, y esa experiencia me animó a trabajar en la organización sin ánimo de lucro [Every Mother Counts].

¿Cuál es el objetivo de la organización?

Tratamos de que se proporcione un parto seguro para las madres y los niños en cualquier parte del mundo. Por eso abogamos por un cuidado respetuoso y seguro de la salud de las madres, en el embarazo, el parto pero también en el periodo de postparto Hemos luchado por 10 años para combatir las diferencias [en el acceso a la salud] y nos hemos enfocado en poblaciones marginadas. Las mujeres negras indígenas aquí en los Estados Unidos tienen tres y cuatro veces más posibilidades de morir por complicaciones en el parto. Eso es completamente inaceptable. Estados Unidos es uno de los países con una tasa creciente de mortalidad materna y es sorprendente por todo el dinero que gastamos en Health care.

Credit: Cortesía

Turlington en Guatemala, país donde trabaja con su organización.

¿Cómo trabajáis para conseguir estos objetivos?

He dedicado mucho tiempo y esfuerzo a educar al público sobre este problema, trabajando para cambiar políticas para conseguir partos seguros para madres y sus familias. También fuera de los Estados Unidos tenemos socios en otros países: Guatemala, Haiti, Tanzania, Blangladesh e India. El trabajo que hacemos en todos esos países es muy similar en el sentido de que muchas mujeres no tienen el mismo acceso a cuidados de calidad que otras. Nos aseguramos de que todas las vidas tienen el mismo valor y todas puedan acceder a esos recursos.

Credit: Cortesía

La supermodelo con algunas madres de las comunidades con las que colaboran en Guatemala.

Además de dedicar tiempo a su familia y a su trabajo como filántropa, Turlington, quien orgullosa presume de sus raíces salvadoreñas -su madre es de El Salvador- ha participado en un documental junto a otras famosas compañeras de profesión sobre cómo era su vida como supermodelo y estará disponible en Apple TV+.