Inspirada por la rutina de belleza de su abuelita, Christina Uribe, de raíces cubanas, ha puesto en marcha una línea de belleza sencilla pero efectiva con su mejor amiga, la modelo Emily DiDonato.

Anuncio

Marzo es el mes nacional de la historia de la mujer en Estados Unidos. Por eso, cada viernes queremos destacar la historia de emprendimiento de una mujer latina relacionada con el mundo de la moda o la belleza.

¿Harta de complicadas rutinas de belleza? ¿No tienes tiempo para aplicarte 10 productos o más cada mañana? Eso mismo pensó Christina Uribe, ejecutiva de Google de origen cubano, y su mejor amiga, la modelo Emily DiDonato, quienes juntas acaban de lanzar un ritual de belleza universal de solo tres pasos. 

Tras tres años de investigación, los primeros productos de Covey son un limpiador, un suero de vitamina C y una hidratante para el rostro. Tres pasos que funcionan en todo tipo de pieles, no dejan duda sobre el orden en el que hay que usarlos y sirven para el día y la noche.

En Ponte Bella hemos hablado con Christina Uribe para saber cómo trabajar para el gigante informático le ha servido para crear esta marca de cuidado para la piel y qué influencia han tenido sus raíces cubanas en este proceso. 

¿Cómo os conocisteis Emily y tú?
Hemos sido amigas durante más de seis años. Nos conocimos a través de nuestros esposos y somos inseparables desde entonces. ¡Con decirte que nos acabamos de mudar a un edificio en el mismo bloque que ellos! Nuestra amistad es una de las partes de mi vida mas gratificantes. 

Christina Uribe y Emili DiDonato fundadoras Covey
Christina Uribe y Emili DiDonato
| Credit: Cortesía Covey

¿Cómo decidisteis crear Covey? 
En nuestro primer viaje juntas, Emily y yo nos Arreglábamos y nos desmaquillábamos juntas cada día. Uno de los temas que más nos unieron fue el cuidado de la piel, ambas habíamos empacado suficientes productos de belleza para desbordar nuestros cuartos de baño. ¡Es impactante que no nos parasen en la aduana!

Durante el viaje nos encontramos a nosotras mismas hablando sin parar sobre belleza, intercambiando consejos y probando lo sproductos de la otra. Pero aunque habíamos invertido un montón de tiempo en investigar y construir nuestra rutina de belleza, las dos nos sentíamos desbordadas por la cantidad de información que existe alrededor del cuidado de la piel. 

Todavía nos hacíamos preguntas sobre cuál es el mejor orden en el que usar los productos y qué ingredientes realmente hacen la diferencia. LAs dos habíamos caído presas de la idea de que tienes que tener una rutina de 10 pasos con diferentes productos par ala mañana y la noche en orden de alcanzar una piel saludable. 

Después de analizar más de 500,000 reseñas de productos y comentarios en foros como Skincare Addiction o Reddit, y escuchar a las usuarias de las redes a través de las plataformas de Emily, sabíamos que no estábamos solas en nuestra confusión. Decidimos crear Covey como la respuestas a las preguntas más frecuentes sobre piel. 

¿Por qué le habéis llamado Covey?
Una "Covey" es una pequeña bandada de pájaros que se protegen y cuidan los unos a los otros. La misión de la rutina Covey es crear solo productos esenciales que ayuden tu piel y trabajen juntos en armonía. 

¿Cómo te ha ayudado tu papel de ejecutiva de Google en el desarrollo de la marca?
Emily y yo somos mejores amigas pero muy diferentes de muchas maneras. Yo trabajo en Google detrás de una computadora todo el día, Emily es una modelo que pasa mucho tiempo delante de una cámara. Aún así, las dos compartíamos esa molestia de cuán complejas eran nuestras rutinas de belleza. Si una Googler y una supermodelo no podían hallar la respuesta, ¿cómo podría cualquier otra persona? 

Mi tiempo en Google me ha enseñado la importancia de tener una misión para mejorar el mundo y qué tan importante es la cultura de la excelencia. Cuando estábamos desarrollando Covey, apliqué esos pilares en el proceso de formulación: en los tres años que nos llevó, trabajamos con los mejores químicos, dermatólogos y nuestros propios focus groups para perfeccionar las fórmulas. 

Como una experta en márketing de toda la via, sigo los datos. Aplicamos el mismo método a escuchar las redes sociales. Creamos las fórmulas de Covey basándonos en lo que los consumidores hablaban y preguntaban en las plataformas de Emily y en los comentarios y reseñas de los productos. Tuvimos más de 12 variaciones de nuestras fórmulas hasta que fueron perfectas. 

¿Cómo dirías que ha influido tu herencia cubana en la creación de Covey?
Siendo la hija de un inmigrante cubano, crecí sabiendo que si quería conseguir algo, tenía que trabajar duro y no tener miedo a nada. Mi padre tuvo un coraje  y una fuerza inimaginables para inmigrar aquí [Estados Unidos], y yo intento pensar en eso cada vez que afronto un nuevo reto, como empezar Covey. Mi padre fue el primer cubano de nacimiento en llegar a ser decano de una facultad de derecho en una universidad de Estados Unidos, y sabiendo que él pudo romper esas barreras, me recuerda que todo es posible. 

Nunca soñé con crear mi propia marca. Lo que he aprendido es que no hay un entrenamiento que te prepare en cómo construir una marca, solo tienes que hacerlo y aprender por el camino. Sin la ética de trabajo inculcada en mi a través de mi herencia cubana, nunca habría tenido el coraje de afrontar todos esos retos que vienen con el lanzamiento de una marca.

¿Tenías una rutina muy complicada antes?
Totalmente. Tenía docenas de pasos, diferentes productos para la mañana y la noche, pero todavía tenía problemas con mi piel que me llevaban a una espiral de comprar productos adicionales para solucionar esos problemas. No me daba cuenta de que complicando de esa manera mi rutina y mezclando ingredientes que no deberían combinarse, estaba haciendo más daño que bien. 

¿Cuál es el producto de belleza más raro o exótico que has probado?
¿Recuerdas cuando pensábamos que los aceites puros eran el truco para obtener una piel brillante? Ahora lamento haber puesto directamente sobre mi piel todo tipo de aceites: de oliva, de coco, jojoba… con la esperanza de obtener un brillo hidratado y por el contrario, acabar con brotes. Cuando empezamos a desarrollar Covey, era muy importante para nosotras que todos los productos fueran hipoalergénicos y con ingredientes no irritantes, que ayuden a las funciones naturales de la piel. 

¿Cómo han influido tus raíces cubanas en tu rutina de belleza?
Mi abuelita tuvo una influencia enorme en mi rutina de belleza. Ella fue la que me inculcó el valor de una rutina sencilla y cómo eso podría traerme alegría. Ella tenía una piel hermosa y cada mañana y cada noche simplemente lavaba su cara, se ponía una crema y aceite de lavanda en su cuello y en las muñecas. Me dejaba hacerlo con ella y es uno de mis recuerdos más preciados con ella. 

A través de Covey Emily yo queríamos poner el "cuidado" de vuelta en "cuidado de la piel". Creando una rutina sencilla pero efectiva, estamos probando que lo básico puede ser cualquier cosa menos básico. Como la rutina sencilla de mi abuelita, menos puede ser más cuando usas los ingredientes más efectivos en el orden correcto. 

Los productos que han lanzado hasta el momento son los siguientes: 

Christina Uribe cubana fundadora Covey
Credit: Cortesía

First of All Clenaser: un limpiador para el rostro que elimina la suciedad y el maquillaje. Además de limpiar en profundidad contiene aloe vera y aceite de babassu que dejan la piel hidratada y fresca. $29. 

Christina Uribe cubana fundadora Covey
Credit: Cortesía

Next Up Vitamin C Serum: un suero que contiene un 15% de una fórmula de vitamina C eficiente y sin fragancia que se absorbe con rapidez e ilumina al instante. También elimina las manchas y ayuda a la producción de colágeno con su uso continuado. $49. 

Christina Uribe cubana fundadora Covey
Credit: Cortesía

Last But Not Least Moisturizer: Una hidratante ligera para todo tipo de piel que ayuda a sellar los ingredientes para que penetren en profundidad. Contiene una potente combinación de hidratantes como escualano y bisabolol, que proveen una humectación duradera. $59. 

Todos a la venta en exclusiva en coveyskin.com