El maquillador venezolano Roberto Ramos nos cuenta los secretos detrás de la belleza de esta dupla de madre e hija, y cuáles son las diferencias y semejanzas entre ambas.

Por Miguel Sirgado
Junio 10, 2021
Anuncio

Para el maquillador venezolano Roberto Ramos, trabajar con la hermosa Chiquinquirá Delgado y su no menos despampanante hija, Marielena Dávila es cada día una experiencia de lujo. Aquí nos cuenta los detalles de esta relación que más allá de lo profesional, es una amistad inquebrantable. "Trabajar con Chiqui y Marielena ha sido y es, una experiencia supergratificante, de muchos años", afirma. "Nos conocemos muy bien, hay mucho respeto entre nosotros", comenta el estilista.

Ramos, quien vive y trabaja en Miami, cuenta que conoció a la presentadora en Venezuela en 2008. "Chiqui se quedó sin maquillador en el show que estaba haciendo en aquel momento y estaba buscando a alguien para reemplazarlo", comenta.

El estilista Roberto Ramos junto a Chiquinquirá Delgado
El estilista Roberto Ramos junto a Chiquinquirá Delgado
| Credit: Courtesy Roberto Ramos

Una amiga en común -la también presentadora Mariana Ruiz- los puso en contacto y desde el primer encuentro hubo una química especial. "Fue amor a primera vista, empezamos sin mucho protocolo en lo que terminó siendo su último show en Venezuela", recuerda Ramos.

Una vez que Chiqui se trasladó a Miami, Roberto comenzó también su transición a La Ciudad del Sol. "Vine aquí varias veces con ella cuando hizo las audiciones en Univisión y ya para 2010, cuando se estableció definitivamente en Miami, yo también vine".

Fue por ese entonces que Ramos comenzó a trabajar con Marielena. "Era muy chiquita, tenía como 15 años y era -bueno, todavía es- una belleza como su mamá".

Marielena Dávila
Credit: Instagram Marielena Dávila

Y en qué se se parecen y se diferencian estas dos talentosas venezolanas. "Son muy parecidas en el estilo, se parecen mucho en lo requieren para el maquillaje, obviamente con Chiqui hay que trabajar más con humectantes, con productos menos pesados, más ligeros para que la piel se siga viendo fresca".

Con Marielena, que es obviamente más joven, tengo la posibilidad de trabajar la piel con productos más fuertes, más pesados, pero a las dos en términos de maquillaje, básicamente les gusta lo mismo para ambas la formula es: menos es más".

chiquinquira-delgado-marielena-davila.jpg
Chiquinquirá Delgado y su hija Marielena Dávila.

En cuanto a qué le sienta mejor a cada una en particular, Ramos confiesa que lo que más le gusta trabajar en Chiqui son sus ojos, y en Marielena la piel y los labios "porque ya ella de por sí es de ojos prominentes. El maquillador asegura que Chiqui tiene unos ojos almendrados, "de un color verde oliva espectacular, que resaltados correctamente, sin exagerar, le favorecen mucho".  

Roberto sacó al mercado una línea de brochas para maquillaje, y una serie de paletas de sombras y pestañas, y ha entrado en el mundo de los tutoriales con mucho éxito. "Con Chiqui hicimos nuestra primera Master Class en vivo, para 200 personas, al estilo de lo que hace Kim Kardashian con su maquillador. Convocar a esas personas -fue el primer evento de ese tipo que se hizo en Miami- junto a ella fue para mí algo muy importante pues me colocó en un status más elevado a nivel profesional, fue como subir un nuevo peldaño en mi carrera", concluye.