Están hechas de satín de seda y encaje, pero para su tamaño, este panti es una de las piezas más caras de la nueva colección de la firma francesa.

Anuncio

El año pasado fue duro para muchas industrias a lo largo y ancho del planeta. También para el mundo de la moda que vio descender sus ingresos de forma dramática. En especial, por la ausencia de eventos en los que antes actrices, modelos y otras artistas lucían sus diseños. ¿Qué estrategia es la mejor para recuperarse?

Después de presentarse en desfiles de asistencia virtual como el de Chanel en un castillo o Saint Laurent en medio del desierto, las creaciones de nueva temporada han llegado más rápido que nunca en un intento de salvar las cuentas. Y con el optimismo en el horizonte y la sensación de que los confinamientos terminarán pronto, las clientas parecen estar más animadas a sacar la cartera. Pero, ¿hasta qué punto vale la pena invertir en ciertas prendas de marca?

Braguitas Saint Laurent
Credit: Cortesía

Pongamos por ejemplo estos pantis de la nueva colección de Saint Laurent. Un modelo de tiro alto de seda negra, con aplicaciones de encaje en el frente y encaje festoneado en los bordes. Al parecer, el director creativo de la firma, Anthony Vaccarello, ideó la prenda para usar a modo de pantalón. Aunque esa licencia de estilo son pocas mujeres las que pueden permitírselo. El diseño está disponible en la web de la marca por $1,390 ¡y está agotado en casi todas las tallas! No sabemos si es porque se han fabricado pocos ejemplares, porque por ese precio ¿cuánta ropa interior podríamos comprar? Seguro que Camilo podría haberlas usados para su último éxito Ropa cara.

Braguitas Saint Laurent
Credit: Cortesía

Otra de las prendas de nueva colección que llama la atención por su precio es este delicado body de encaje con escote profundo, 50% algodón, 50% viscosa, disponible en blanco y en negro. Puedes hacerte con él por $1,990 en la página web de la marca.

Body Saint Laurent
Credit: Cortesía

Al lado de estos dos ejemplos, una chaqueta de piel por $12,000 o un vestido de viscosa por $2,300 casi nos parece hasta barato.