Transforma tu rostro con un aumento de mentón no quirúrgico.
Anuncio

Un mentón de proyección débil puede hacer tu rostro parecer más pequeño y hacer que el labio superior sobresalga de manera poco natural. Los mentones recesivos suelen ser un rasgo genético transmitido por los padres o también pueden ser el resultado de una lesión o un traumatismo directo, especialmente cuando la mandíbula se ha dañado. Pero, sin llegar a una operación, existen alternativas no invasivas para mejorar la apariencia de tu mentón. El Dr. Campos, nuestro experto colaborador en cuestiones de piel y envejecimiento, nos contó todo lo que tienes que saber sobre el proceso.

¿Qué es el aumento de mentón no quirúrgico?

El mentón débil o la mandíbula recesiva pueden afectar a cualquier persona y, aunque puede causar problemas relacionados con el habla y la alimentación, es más probable que solo disminuya la confianza en uno mismo o aumente la timidez. Los implantes inyectables son una de las formas de alterar la apariencia de la mandíbula.

Una remodelación no quirúrgica del mentón implica el uso de rellenos dérmicos densos que son considerados implantes, los cuales se usan para remodelar y contornear esta zona logrando una apariencia estética natural de forma ambulatoria rápida, segura y eficaz.

¿Quién es un buen candidato?

Cualquier paciente que desee una mejora en el tamaño y la forma del mentón puede ser adecuado para una remodelación no quirúrgica. Además, los pacientes que tienen deformidades del mentón desde el nacimiento o por lesiones pueden lograr una mejora significativa sin el dolor, el riesgo y la recuperación asociados con la cirugía.

¿Qué se puede esperar durante el tratamiento?

La consulta inicial determinará los objetivos del tratamiento. Se analizará cualquier anomalía o asimetría asociada y se planificará la técnica óptima de modelado del mentón para lograr el resultado ideal en cada paciente. Luego, el tratamiento se lleva a cabo de forma ambulatoria y dura entre 10 y 15 minutos. Se utiliza anestésico local mezclado con el implante líquido para garantizar que el tratamiento sea cómodo.

¿Cuándo se ven los resultados?

La mejora en la forma y la proyección del mentón se verá inmediatamente después. Puede ocurrir una leve hinchazón, pero es temporal y desaparece en muy poco tiempo.

Hay implantes como radiesse que proporciona resultados durante aproximadamente 18 meses. Se recomiendan sesiones de mantenimiento cada 12 a 18 meses para mantener la forma deseada.

¿Qué costo tienen?

Estos rellenos pueden tener un costo aproximado de $650 por jeringuilla de implante líquido utilizado. Por supuesto, esto puede variar dependiendo de la cantidad de relleno requerido.

Una última recomendación…

La remodelación de mentón usando implantes líquidos es una alternativa no quirúrgica que sirve como un buen primer paso para los pacientes que están considerando someterse a una cirugía antes de comprometerse con un implante permanente, ya que pueden ir valorando como se verían con un nuevo mentón y con ayuda de un especialista, darle la forma deseada para que el resultado sea armónico y natural.