La diseñadora de moda colombiana Andrea Salazar, ha pasado una de las pruebas más severas en su profesión: competir en Making The Cut, la serie de telerrealidad de Amazon Prime Video, en la que una duda te puede costar la cabeza.
Nuestro equipo editorial ha seleccionado de forma independiente cada producto que presentamos y reseñamos. Si compra utilizando los enlaces incluidos, es posible que ganemos una comisión.
Anuncio

Fue en plena pandemia que Andrea Salazar decidió probar suerte e intentar entrar al casting de la segunda temporada de Making The Cut, la serie de Amazon Prime Video en la que participan diseñadores de distintos bagajes en busca del premio gordo de $1 millón.

"Me preguntaron si era capaz de crear looks y les dije que sí, con tan buena suerte que mi madre estaba acá en Miami y nos encerramos en el estudio a coser y aprender antes de irme al show. Me preparé superbien para poder hacer un buen performance", explica la colombiana de 31 años nacida en Medellín, cuya marca SETA tiene tiendas en esa ciudad, Bogotá y Miami, y cuya progenitora también es diseñadora de modas.

Andrea Salazar
Credit: Foto: Manuela Gallego/@manugallegophoto; Peinado y maquillaje: Joselito Villada/@joselito_villada; Estilista: SETA @seta_apparel/Andrea Salazar

"A mi madre le encantó coser toda la vida, de hecho nos hizo [a mí y a mi hermana Eliana] los vestidos de grado, de la primera comunión y ahora el de mi matrimonio; ya ves que es una tradición familiar".

La grabación de la serie, de la que Salazar había visto solo el tráiler hasta que se estrenó el 16 de julio, duró seis semanas y fue de una intensidad que no había experimentado jamás.

"Era como trabajar a ciegas, no sabíamos cuál sería el reto de cada episodio nuevo, ni siquiera podíamos adelantar nada porque no sabíamos nada. [Había] mucha presión, mucho rush, ni siquiera podías pensar demasiado, solo ejecutar", recuerda la diseñadora, que a los 18 años descubrió su pasión por la moda en Londres, donde vivió por un año.

Andrea Salazar
Credit: Ali Goldstein/Amazon Prime Video

"Los recursos eran limitados porque estábamos encerrados por la covid y no es que pudiésemos ir a comprar a una tienda de telas y materiales, teníamos que trabajar con lo que había. Si dudabas, perdías tiempo y no llegabas. Para mí fue como decir: 'Cree en tus instintos, cree en tu talento y ya, tírate al abismo' ".

Salazar —la única latina del elenco— sacó buenas lecciones, muy útiles para su vida y su carrera. "Aprendí a trabajar en equipo, manejar un presupuesto, trabajar bajo presión con pocos recursos. También me entrenó las emociones, sabes que estás ahí por una meta y que tienes que aguantar hasta el final, dar el mil por ciento", dice. "Te das cuenta de que con poco puedes lograr mucho".