El Dr. Campos nos explica cómo puedes estrechar la línea de tu mandíbula
Anuncio

Una mandíbula ancha y cuadrada se considera una característica deseable en los hombres, pero ese no es el caso para la mayoría de las mujeres. De hecho, una mandíbula refinada puede darte la apariencia de juventud y feminidad. Es posible que la línea de la mandíbula se ensanche y agrande con el tiempo como resultado del uso repetido del músculo masetero o como parte de los cambios faciales asociados con el envejecimiento. Nuestro experto colaborador en cuestiones de piel y envejecimiento, el Dr. Campos nos explicó cómo funciona el tratamiento con botox para reducir el músculo masetero.

¿Por qué se agranda la mandíbula?

El rostro más joven tiende a ser más ancho alrededor de los ojos y más estrecho cerca de la mandíbula y el mentón. A medida que envejecemos, nuestras caras se ensanchan en la línea de la mandíbula. Se comienza a observar entre los 20 y 40 años cuando nuestro músculo masetero se agranda y la distribución de la grasa de la cara comienza a cambiar.

Esta es una preocupación para muchas mujeres, sobre todo porque se piensa que el rostro femenino ideal es delicado, de forma ovalada y de contorno suave. Debido a esto, muchas desean una cara en forma de corazón. Una cuadratura o un ensanchamiento de la parte inferior de la cara y la línea de la mandíbula crea una apariencia más ruda y menos femenina.

¿Qué hace el músculo masetero?

El músculo masetero es un músculo grueso y plano en la parte inferior de cada una de las mejillas que conecta la mandíbula inferior con el pómulo. Sirve principalmente para subir y bajar la mandíbula, controlar la masticación y el habla. Al igual que tus músculos crecen cuando haces ejercicio, el músculo masetero aumenta en volumen y se vuelve más fuerte con el uso repetido a lo largo del tiempo. El resultado es la hipertrofia o agrandamiento del masetero, lo que conduce a la apariencia de una mandíbula cuadrada.

¿Cómo funciona el botox masetero?

Las inyecciones se realizan como tratamiento en el consultorio. Primero, se evalúan los músculos de tu mandíbula y se determina un plan de tratamiento personalizado. Luego se usa una aguja fina para colocar inyecciones en áreas precisas de tu mandíbula.

Estas inyecciones debilitan el músculo inyectado con el tiempo. Piensa en botox como un efecto temporal relajante para el músculo. Un músculo masetero relajado se adelgaza y el efecto estético es una reducción en la línea de la mandíbula.

¿Quién es un buen candidato?

Los pacientes que desean estrechar y angular la parte inferior de la cara, particularmente cualquier persona a la que no le guste la forma de su rostro debido a una mandíbula cuadrada o gruesa y desee una apariencia más femenina.

También pueden beneficiarse las personas que sufren de migrañas o dolores de cabeza por tensión por rechinar los dientes. Esto se debe a que un músculo masetero relajado ayuda a reducir la tensión general en la cara.

Muchas personas que rechinan o aprietan los dientes pueden experimentar bruxismo y ciertamente pueden beneficiarse de estas inyecciones.

¿Cuándo hace efecto?

Botox comienza a actuar inmediatamente después de su tratamiento, pero puede pasar aproximadamente una semana antes de que comience a ver sus resultados. Debería ver que las mejoras continúan durante los próximos tres a seis meses. Por lo general, puede planificar las inyecciones de seguimiento cada cuatro meses para mantener la mandíbula relajada, lo que ayuda a encoger el músculo masetero, por lo que la línea de la mandíbula se vuelve más delgada con el tiempo.

¿Cuál es el costo?

El costo oscila alrededor de los $400 a $500 dólares por tratamiento. Ten en cuenta que el precio puede variar dependiendo de la cantidad de botox necesario para lograr el efecto deseado.

Una última recomendación…

Si su línea de la mandíbula se ha vuelto ancha o asimétrica debido al rechinar de dientes o los cambios faciales relacionados con la edad, la inyección masetero de botox puede ser una solución rápida y efectiva. Recuerde que solo un inyector experto puede determinar la dosis exacta y la ubicación del botox basándose en la experiencia y comprensión de la estructura de la cara.