El Dr. Campos nos cuenta todos los detalles de la crioterapia facial y cómo puede transformar nuestro rostro
Anuncio

Seguramente has escuchado que podemos reducir las bolsas debajo de los ojos o las ojeras usando compresas frías por varios minutos en el contorno de los ojos, pero ¿por qué trabaja? Se debe a que el frío es un excelente antiinflamatorio y estimula el flujo de sangre, lo que ayuda a mitigar los signos del cansancio.

Utilizando todos los beneficios del frío, la crioterapia facial se presenta como la última novedad en tratamientos antiarrugas. ¿Quieres saber en qué consiste y qué beneficios tiene? Nuestro experto colaborador en cuestiones de piel y envejecimiento, el Dr. Campos, nos explicó.

¿Qué es la crioterapia facial?

La crioterapia se usa hace mucho tiempo y es una técnica habitual para mejorar lesiones musculares, esguinces o inflamaciones. Algunos deportistas de élite como Cristiano Ronaldo utilizan la crioterapia para recuperarse de sus lesiones. Pero la novedad es que ahora el frío intenso se aplica como un tratamiento estético para rejuvenecer la piel.

¿Cuáles son sus beneficios?

En el ámbito de la medicina estética los tratamientos del enfriamiento de la piel se dirigen a la cara y, en algunos casos, al cuello o al escote. Este se considera un tratamiento global antiedad que utiliza los beneficios del frío intenso para oxigenar, vascularizar, reafirmar y estimular la piel. También hay algunas investigaciones que apoyan la idea de que las temperaturas extremadamente frías pueden reducir la producción de sebo, reduciendo así el acné.

¿Cómo funciona?

Al aplicar el frío intenso, los vasos sanguíneos se contraen y los poros se estrechan. Una vez que su piel vuelve a su temperatura normal, los vasos sanguíneos se dilatan rápidamente. Esto provoca un aumento en el flujo de sangre y oxígeno a la cara, lo que puede hacer que la piel luzca más brillante, menos hinchada, más tersa y vibrante.

¿Quién es un candidato ideal?

Cualquiera que desee una piel con más brillo y revitalizada es un buen candidato para un facial de crioterapia, especialmente aquellos que sienten que su piel se ve cansada o apagada. Ten en cuenta que si estás embarazada o amamantando, es mejor consultar con su médico antes de hacerte un criofacial.

¿Qué se puede esperar durante el tratamiento?

Lo primero es limpiar tu rostro, la piel debe estar completamente limpia y seca. Después, se realiza una vaporización o un suave masaje para el drenaje linfático. Una vez comenzado el tratamiento, sentirás una sensación de frío intenso que se mueve rápidamente por toda el área a tratar. Este efecto se siente por unos tres a cinco minutos y para muchas personas es una sensación relajante. A continuación, se aplica una crema hidratante o suero.

¿Existe algún riesgo?

Los faciales criogénicos son considerados una técnica segura. Podría causar entumecimiento, hormigueo o congelación si se expone una misma área al frío por mucho tiempo. Aunque suele ser muy raro, se han reportado algunos casos de decoloración de la piel, que puede ser temporal o permanente. Es importante destacar que los pacientes que se han aplicado botox u otros inyectables deben esperar al menos dos semanas antes de su crio facial.

¿Cuándo se ven los resultados?

Deberías ver los resultados de inmediato y tienden a durar varias semanas. Para mantener los efectos, una persona puede necesitar un crio facial cada tres a cinco semanas. Cuanto más seguido vayas, más resultados serán permanentes, ya que el facial puede cambiar la textura y la firmeza de la piel con el tiempo.

¿Cuánto cuesta?

Generalmente se consideran una de las opciones faciales más asequibles. Los precios pueden oscilar entre $100 a $250 por tratamiento.

Una última recomendación…

Los tratamientos faciales criogénicos son rápidos y fáciles, con poco o ningún tiempo de inactividad. Son muy seguros y lo mejor es que puedes continuar con tus actividades normales ya que no necesitas tiempo de recuperación. Como todo tratamiento estético, puede tener ciertos efectos secundarios si no se realiza de la forma adecuada así que siempre es importante acudir a un profesional capacitado y con experiencia en este tipo de tratamientos.