El video de C.Tangana y Nathy Peluso grabado con permiso en la catedral primada de Toledo, España, ha causado no pocas repercusiones entre los fieles. El deán del templo ha presentado la dimisión.

Anuncio
Escena del videoclip "Ateo"
Escena del videoclip "Ateo"
| Credit: YouTube

Un video de los cantantes C.Tangana y Nathy Peluso que fue grabado en la catedral primada de Toledo, España, ha causado no poco escándalo entre los fieles. El deán del templo, Juan Miguel Ferrer, se ha visto obligado a dimitir en medio de la polémica.

El videoclip de "Ateo", el nuevo tema de los artistas, salió a la luz el pasado viernes y levantó gran revuelo, ya que tiene escenas grabadas en distintos espacios de la catedral, donde jóvenes bailan de manera sensual, mientras los fieles los observan detrás de las columnas. También aparece Nathy Peluso desnuda alzando la cabeza decapitada de C. Tangana.

La letra del tema de bachata dice: "Yo era ateo, pero ahora creo, porque un milagro como tú ha tenido que bajar del cielo".

De inmediato surgieron voces dentro de la comunidad católica que se sintieron ofendidas por el uso de la catedral. Fieles se concentraron frente a la iglesia este lunes con velas y rezos a modo de acto de reparación espiritual.

Ferrer, quien fue quien dio la autorización para la grabación del material, en un primer momento señaló en un comunicado que la historia de la canción representa una "conversión mediante el amor humano". No veía nada malo en ello.

Aunque Ferrer reconoció que el video tiene un lenguaje "provocador", insistió en que este "no afecta a la fe. Es un lenguaje propio de la cultura de nuestro tiempo y se ha atendido al bien que pueda producir en los alejados", sostuvo.

"A ciertas actitudes de intolerancia se contrapone la comprensión y acogida de la Iglesia, tal y como se manifiesta en las secuencias finales del vídeo", agregó.

Su argumento no convenció a los detractores y el arzobispo de Toledo, Francisco Cerro Chaves, inmediatamente emitió otro comunicado en el que pedía "humilde y sinceramente perdón a todos los fieles laicos, consagrados y sacerdotes, que se han sentido justamente heridos por este uso indebido de un lugar sagrado", según reportó El Diario.es

También aseguró desconocer "la existencia de este proyecto, el contenido del mismo y el resultado final". Además "lamenta y desaprueba las imágenes grabadas en el primer templo de la Archidiócesis".

Además se comprometió a "revisar el procedimiento seguido para evitar que vuelva a suceder algo semejante".

Luego de una reunión con el órgano director de la iglesia, Ferrer presentó su dimisión ante el arzobispo, por lo que su mandato concluirá este 16 de octubre.

De acuerdo con un comunicado emitido este martes, el sacerdote pidió "perdón institucional" en su nombre "en la medida en que han tenido responsabilidad, por cuantos errores y faltas se hayan podido cometer de palabra, obra y omisión en los hechos de los últimos días".

Según la Agencia EFE, la iglesia podía haber cobrado unos $17,000 euros por la grabación del videoclip, que es supuestamente el precio de utilizar el templo con fines comerciales. Ese dinero se destinan a obras sociales de la catedral o a fines culturales.