La negativa de la Santa Sede responde a la pregunta: ¿La Iglesia dispone del poder para impartir la bendición a uniones de personas del mismo sexo?

Anuncio

El Vaticano decretó este lunes que la Iglesia Católica no bendecirá las uniones entre personas del mismo sexo, una declaración que amenaza con ampliar el abismo entre la Iglesia y la comunidad LGBTQ+.

A través de un comunicado, la Santa Sede respondió negativamente a la pregunta: "¿La Iglesia dispone del poder para impartir la bendición a uniones de personas del mismo sexo?". Dicha unión no puede ser bendecida eclesiásticamente, explicó, ya que "es una unión no ordenada al designio de Dios".

"La bendición de las uniones homosexuales no puede considerarse lícita", dice un fragmento de la extensa carta de la principal oficina doctrinal del Vaticano, la Congregación para la Doctrina de la Fe. "[Dios] no puede bendecir el pecado".

Papa Francisco
Credit: Franco Origlia/Getty Images

El Vaticano aclaró que su negativa no es ni pretende ser una discriminación injusta, sino que busca reclamar las tradiciones del rito litúrgico y la esencia de los sacramentos propios de la fe católica que profesan.

"La presencia en esas relaciones de elementos positivos, que en sí mismos son valorados y apreciados, no puede justificar estas relaciones y convertirlas en objetos legítimos de bendición eclesiástica, ya que los elementos positivos existen en el contexto de una unión no ordenada por el plan del Creador", indicó la respuesta.

Rainbow Flag

"[Dios] no bendice ni puede bendecir el pecado. Bendice al hombre pecador para que pueda reconocer que forma parte de su plan de amor y permita ser transformado por Él", añadió el texto.

Según el decreto, aprobado por el Papa Francisco, la iglesia da la bienvenida a personas gay para que vivan su fe y sostiene que éstos deben ser tratados con dignidad y respeto.

En su explicación agrega que uno de los pilares de la enseñanza católica es que el matrimonio entre un hombre y una mujer es parte del plan de Dios y está destinado a crear una nueva vida.