Nueva investigación revela cómo las vacunas Pfizer y Moderna pueden impactar a las embarazadas y las mujeres que estén lactando a bebés. Los detalles aquí.

Anuncio

Un nuevo estudio publicado en la revista médica American Journal of Obstetrics and Gynecology habla en detalle sobre los efectos de las vacunas Pfizer y Moderna contra el coronavirus entre las embarazadas y las mujeres que estén amamantando a sus bebés. La investigación reveló que si una mujer embarazada se vacuna, podría pasarle los anticuerpos contra el virus a su bebé. Los anticuerpos son trasmitidos a los bebés través de la placenta y de la leche materna.

Estas vacunas —basadas en tecnología de ARN mensajero— "parecen funcionar de manera increíblemente efectiva en estas mujeres", dijo a CNN Galit Alter, profesora de medicina en el Instituto Ragon Galit Alter, una de los investigadoras. "Casi todas las mamás estaban obteniendo un nivel bastante significativo de anticuerpos en sus bebés", añadió.

Aún no se ha revelado cuánto tiempo duran los anticuerpos protectores en los recién nacidos. Para realizar este estudio, se reunieron expertos estadounidenses del Hospital General de Massachusetts, del Hospital Brigham and Women's, el Instituto Ragon de MGH, el MIT y Harvard. Estos analizaron a 131 mujeres que recibieron estas vacunas. De esta muestra, 84 estaban embarazadas, 31 estaban amamantando y 16 no estaban embarazadas ni dando pecho.

vaccines pregnant women coronavirus
Credit: (JACK GUEZ/AFP via Getty Images)

La investigación se realizó entre el 17 de diciembre de 2020 y el 2 de marzo de 2021. Las mujeres embarazadas y lactantes no fueron incluidas en los ensayos clínicos de estas vacunas anteriormente, por lo que este estudio es de vital importancia.

Según Alter, no encontraron evidencias de mayores efectos secundarios entres mujeres embarazadas y lactantes que en el resto de la población. Igualmente, los niveles de anticuerpos fueron equivalentes entre las mujeres embarazadas y las que no estaban esperando bebé.

Los investigadores detectaron niveles similares de anticuerpos en las mujeres que recibieron tanto la vacuna de Pfizer como la de Moderna. Sin embargo, encontraron niveles más altos de anticuerpos IgA —que puede transferirse de manera más eficiente a los bebés y por más tiempo— en las embarazadas que recibieron la vacuna de Moderna.