Pasajeros de un vuelo de United Airlines grabaron el momento en que uno de los pasajeros fue sacado a rastras del avión porque la aerolínea había sobrevendido el vuelo.

By Celeste Rodas de Juárez
April 10, 2017 07:02 PM

United Airlines se ha visto envuelto en un escándalo luego de que uno de sus pasajeros fuera expulsado el domingo de uno de sus aviones a rastras y ensangrentado por negarse a acceder a la exigencia de que abandonara su asiento porque habían sobrevendido el vuelo.

El video del hombre siendo arrastrado por agentes de seguridad por el pasillo del avión del vuelo 3411 que se dirigía de Chicago a Louisville, KY, ha dado la vuelta al mundo y generado una ola de indignación hacia la aerolínea, que últimamente no gana para sustos y controversias.

Las insólitas imágenes fueron grabadas por otros pasajeros que presenciaron atónitos a la violenta actuación de los uniformados y protestaron por el uso de la fuerza hacia una cliente que había pagado su pasaje.

Otras imágenes muestran al hombre con el rostro ensangrentado y en un evidente estado de shock, pidiendo incluso que le quiten la vida.

United explicó a través de sus portavoces que el incidente se produjo cuando se pidió a varios pasajeros que cedieran sus asiento para acomodar a miembros de una tripulación que debían llegar a Louisville. También señalaron que se pidió al hombre “de manera educada” que cediera su asiento, y como no quería hacerlo, llamaron a la policía.

Tyler Bridges, uno de los pasajeros, contó al The New York Times que la aerolínea ofrecía $400 a quienes cedieran su asiento antes de abordar, pero que todos los pasajeros rechazaron la oferta y subieron al aparato. Una vez dentro, un representante de la aerolínea explicó que necesitaban que cuatro pasajeros abandonaran el vuelo y que les recompensaban con $800. Pero de nuevo nadie aceptó la propuesta.

Un portavoz de United confirmó al diario que se vieron obligados a seleccionar a cuatro pasajeros, pero no explicó qué requisitos siguieron. Tres de los seleccionados abandonaron el avión, pero el cuarto se negó.

Según Bridges, el hombre alegó que era un médico y tenía que llegar a su destino para atender a sus pacientes al día siguiente.

Ante su negativa, la tripulación hizo entrar a la policía. En los videos se ve que el pasajero, después de ser arrastrado, vuelve a entrar a la aeronave diciendo “tengo que ir a casa”, para ser obligado a salir una segunda vez. El vuelo acabó partiendo con unas dos horas de retraso.

George Hobica, presidente de Airfarewatchdog, dijo que en sus 40 años de cubrir la industria aérea no había visto algo así. “La pregunta ineludible es por qué esperaron a que todos estuvieran sentados antes de darse cuenta de que necesitaban (los asientos) para sus empleados”, observó sobre la polémica, que encendió las redes.

Ante la avalancha de comentarios negativos en las redes y el interés de los medios, el máximo ejecutivo de United, Oscar Muñoz, pidió disculpas en un tuit por haber tenido que “reacomodar” a los pasajeros y aseguró que la empresa llevará a cabo una “detallada revisión de lo ocurrido”.

Al mismo tiempo, el departamento de Aviación de Chicago comunicó que el incidente no se ajustaba a sus procedimientos y que un agente había sido apartado de su puesto mientras se investigaba lo sucedido.

Esta es la segunda polémica protagonizada por United Airlines en poco tiempo, luego de que se negara a admitir en uno de sus vuelos a unas jovencitas, por su forma de vestir.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

.

Advertisement


EDIT POST