La acusada había dicho en un principio que su esposo se había apuñalado a sí mismo, pero las autoridades no la creyeron y la acusan de asesinato en segundo grado.

Por Joaquim Utset
Marzo 28, 2019
Anuncio

Desde un principio, la policía sospechó que algo no cuadraba cuando llegó a casa de Danielle Redlick en un barrio exclusivo de Winter Park, FL, la mañana del pasado 12 de enero.

Para empezar, había dicho a los operadores del 911 que su esposo parecía haber sufrido un ataque al corazón, para al poco tiempo reconocer en la misma conversación que habían tenido un altercado, que su marido se había apuñalado a sí mismo y que el problema cardíaco lo podría haber provocado el “apuñalamiento”. Luego está el hecho de que cuando llegaron los agentes a la casa, olía muy fuerte a lejía.

En el interior de la vivienda, cerca de la entrada, encontraron muerto al esposo, Michael Redlick –un ejecutivo de la Universidad del Centro de la Florida– en medio de un charco de sangre, con toallas empapadas de sangre y un rastro sangriento que llegaba hasta el dormitorio principal, según informes policiales citados por People.

De acuerdo al forense, la muerte de Redlick era un homicidio causado por puñaladas, que no eran autoinflinjidas y que algunas de las heridas parecían ser defensivas. El resultado es que las autoridades arrestaron a la esposa bajo cargos de asesinato y alterar las pruebas del crimen tres semanas después del fallecimiento del marido.

Según su versión, Danielle había tardado 11 horas en llamar al 911 desde que su esposo había recibido las heridas y durante ese largo período de tiempo, había estado revisando mensajes en un app de citas.

“No tenían un matrimonio perfecto… todo el mundo lo sabía”, le dijo un vecino a People. “¿Pero asesinato? Nadie lo hubiera dicho”. Amigos de la pareja, según las autoridades, les dijeron que Danielle era supuestamente violenta y otro que la víctima le dijo que “mientras esconda los cuchillos para la carne, todo saldrá bien”.

La acusada, que se ha declarado no culpable de los cargos, se encuentra reclusa en una cárcel sin libertad bajo fianza.