Brittany Velásquez se declaró culpable de haber causado la muerte de sus dos hijos tras dejarlos encerrados en su auto atados a sus sillas infantiles.

By Isis Sauceda / L.A.
November 07, 2019 07:11 PM

Una madre de Arizona se declaró culpable de los cargos de asesinato en segundo grado y abuso infantil que se le imputaron por la muerte de sus dos hijos quienes fueron encontrados sin vida atados a sus sillas infantiles dentro de su auto.

La joven Brittany Velásquez, de 22 años, aceptó llegar a un acuerdo con los fiscales antes de que se le celebrara un juicio, que estaba programado para mediados de diciembre. El juez le comunicará la pena a la que será condenada el 10 de febrero.

“Accedió a un término estipulado de 20 años, seguido por probatoria para toda la vida”, confirmó a People la fiscal Shawn Jensvold. “No podrá optar a [libertad condicional]”.

Brittany Velásquez y Brooklyn y Christopher Velásquez
Pinal County Sheriff's Office and GOFUNDME

Los hijos de la joven, un niño de 2 años, y una pequeña de 10 meses, fueron encontrados muertos dentro de un auto estacionado afuera de su casa en marzo del año pasado. De acuerdo al forense, los niños murieron por exposición extrema al sol.

Según People familiares de Velásguez aseguraron que la joven dejaba a los niños y desaparecía por varios días. En varias ocasiones la familia llamó a la policía para expresar su preocupación por el bienestar de los pequeños.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

En una declaración obtenida por la revista, el departamento estatal de Servicios al Menor confirmó que recibió dos denuncias de negligencia aparente, pero que no encontró ninguna evidencia de abuso, por lo que el caso se cerró.

En entrevista con la cadena FOX10, el hermano de Velásquez calificó de “desquiciada” a su hermana y dijo padece un trastorno mental desde pequeña para la que se negaba a recibir ayuda.

“Lo intentamos. Le suplicamos al [servicio de protección a la infancia] que se llevara a los niños. Le suplicamos a la policía. No pasaba nada. [Fue] lo único que podíamos hacer. No podíamos secuestrar a los niños. Mis abuelos los dejaban quedarse en su casa. Más que eso, era todo lo que podíamos hacer, ahora están en una casa, siendo alimentados”, dijo Vincent Velásquez.

Advertisement