La mujer residente en San Springs se dio cuenta de que algo andaba mal cuando intentó llamar a su hijo y nuera y nadie le contestó. Aquí el reporte.

Anuncio

Una abuela de Oklahoma que se disponía a cuidar a sus nietas pequeñas hizo un macabro hallazgo cuando al no poder contactar a su hijo o a su esposa decidió ir directamente a su vivienda para ver qué pasaba y descubrir que toda la familia había muerto.

Los hechos ocurrieron el pasado sábado por la tarde en el poblado de Sand Springs. Todd Enzbrenner, capitán de la policía local dijo en conferencia de prensa que la mujer debía cuidar a sus nietas y que al no recibir respuesta cuando llamó fue directamente a la vivienda ubicada en Sunburst Mobile Home Park.

Ahí descubrió los cuerpos sin vida de su hijo, de 31 años, de una mujer de 41 y de sus dos nietas de 2 y 4 años.

Aunque la policía de Sand Springs no reveló la causa de muerte el capitán Enzbrenner dijo que "era evidente que ellos estaban muertos" al momento de ser encontrados, según detalla  Tulsa World.

Dicha fuente asegura que fuentes policiales detallaron que los cuerpos fueron encontrados " [regados] por toda la casa". Testigos contaron posteriormente a la policía que horas antes de que se descubrieran los cuerpos se escuchó un escándalo dentro de la vivienda "sonaba como que estaban arrojando los muebles [dentro]", explicó un vecino del lugar.

La policía cree que se trata de un suicidio y homicidio triple, según indica People.

"Echarle un ojo a tu vecino y ese tipo de cosas puede ayudar mucho. Nunca sabes, a lo mejor le salvas la vida a alguien", exclamó a la cadena KOTV-6 Matt Covington, un vecino del lugar, sobre la lección que esta tragedia deja a la comunidad.