Jeremy Christian, condenado a dos cadenas perpetuas por matar a dos personas y herir a una tercera en un incidente racista, no se arrepiente. "No cometí un acto violento".

Por Isis Sauceda
Junio 25, 2020
Anuncio

Tras casi dos años tras las rejas esperando juicio, Jeremy Christian fue condenado el miércoles por el asesinato de dos hombres que le salieron al paso cuando empezó a insultar con epítetos racistas a dos adolescentes en un tren en Portland, Oregón.

El condenado de 38 años deberá cumplir dos cadenas perpetuas, más 310 meses, sin la posibilidad de libertad condicional, según confirmó el fiscal del distrito del Condado de Multnomah, Rod Underhill.

De acuerdo a People,  Christian hostigó a dos adolescentes — una afroamericana y otra portadora de un hiyab — despotricando contra ellas con insultos racista y expresiones de odio en mayo del 2017 durante un trayecto en el tren ligero. Tres otros pasajeros intervinieron para intentar calmar la situación.

En respuesta, el condenado apuñaló a los tres hombres. Taliesin Myrddin Namkai Meche, de 23 años, Ricky Best de 53, fallecieron a consecuencia de las heridas, mientras que Micah David-Cole Fletcher, de 22, logró salvar la vida tras ser trasladado a un hospital.

“Desde el inicio de este caso, hemos visto y escuchado el racismo y odio de Jeremy Christian”, dijo el fiscal en la vista de condena. “Sus atroces acciones y creencias nunca tendrán un lugar en nuestra comunidad”.

JOHN RUDOFF/AFP via Getty Images

Christian, quien fue encontrado culpable por un jurado en febrero, se dirigió por videoconferencia al juez antes de conocer la condena. Aunque parecía afectado, no asumió responsabilidad por las muertes.

“Donde crecí al norte de Portland, nos defendemos. No cometí un acto violento en el tren”, expresó a la corte. “Me arrepiento que dos personas hayan muerto, pero no me arrepiento de mis acciones”.

La víctima sobreviviente, ahora de 24 años, estuvo presente en el juicio y confesó tener secuelas a causa del incidente.

“Lo difícil de eso es que dormir viene con pesadillas”, dijo Fletcher.

En su momento, el presidente Donald Trump expresó en su cuenta de Twitter que ese tipo de violencia era “inaceptable” y que los valientes que intervinieron estaban “haciendo frente al odio y la intolerancia”.