De acuerdo al Centro de Control para la Prevención de Enfermedades, se han registrado más de 128 mil muertes debido a la enfermedad.

Por Isis Sauceda/Los Angeles
Julio 03, 2020
Anuncio

Debido a la alza en casos de pacientes con coronavirus, un doctor en San Antonio, Texas se está viendo forzado a elegir qué pacientes infectados con la COVID-19 son los privilegiados en ocupar una cama en el Hospital Metodista de la ciudad.

El médico neumólogo Jeffrey DellaVolpe, ha tenido que rechazar a pacientes que luchan por su vida, debido a la explosión de casos para los cuales los profesionales de la salud de la ciudad no estaban preparados, según expresó a la cadena CNN.

“Ayer fue quizá el peor día que he tenido”, dijo a la televisora. “Recibí diez llamadas. Gente joven que de otra manera hubieran sido excelentes candidatos para ser puestos en la [terapia de oxigenación] ECMO. Están tan enfermos que si no la reciben, si no reciben el [tratamiento] van a morir”.

Credit: Northwestern Medicine

El problema, según el doctor, es que en ese momento sólo tenía tres camas disponibles que lo obligaban a rechazar a siete personas.

“Sólo tomar esa decisión de quién se beneficiaría…Es una decisión de oto nivel para la que no creo que muchos de nosotros estamos preparados”, comentó el doctor.

Por su parte, la directora del hospital en el área de emergencias, Jennifer Gemmill, reveló que el hospital está tan lleno que muchos de los pacientes se encuentran en su área.

“Algunos por horas, otros por días”, comentó.

Además, el doctor DellaVolpe dio a conocer que ahora los pacientes con el virus son más jóvenes, comparados a la primera ola de enfermos que se registraron.

“Las últimas semanas han sido realmente abrumadoras, así las describo. Ha habido más y más pacientes de lo que podemos soportar y los pacientes cada vez son más jóvenes y están más enfermos”, dijo. “Ha sido de los 50s y 60s en la primera ola, a que ya he perdido la cuenta de la gente [que ha llegado] en sus 20s”.

El motivo de la nueva alza en el número de casos aún no ha podido ser determinado por los profesionales de la salud, que continúan monitoreando el virus y su mutación.

“Creo que en marzo y abril, la gente estaba extremadamente frustrada de haber estado en casa y tan pronto se levantaron las restricciones, salieron. Algunos se protegieron, otros no y ahora estamos viendo los resultados”, comentó Gemmill a la emisora.

De acuerdo al Centro de Control para la Prevención de Enfermedades, existen alrededor de 2.7 millones de casos en Estados Unidos, y el pasado jueves se registraron más de 128 mil muertes debido a la enfermedad.