Un gran revuelo ha causado el comentario de una piloto aérea; las reacciones a favor y en contra no se han hecho esperar. Sin embargo, ya hay consecuencias ante algo que se consideró una amenaza contra México.

Por Carolina Amézquita Pino
Septiembre 19, 2019
Anuncio

Una piloto aérea mexicana, Ximena García, decidió expresar un punto de vista; lo cual, se tachó como una expresión que podía atentar contra la seguridad del país azteca. Los hechos ocurrieron, la semana pasada, en alusión a la ceremonia del Grito de Independencia que estuvo a cargo del presidente Andrés Manuel López Obrador.

“Debería de caer una bomba en el Zócalo… nos haría un favor a todos. ¡Viva México!”, escribió García en su cuenta de Twitter. “P.D. Si les molestan mis comentarios bórrenme; créanme que me vale 2 pesos. Saludos cordiales”.

De inmediato, comenzaron las reacciones. Algunos lo tomaron como una simple broma; mientras otros, lo equipararon con una amenaza terrorista, incluso, pidieron que sometieran a la mujer a investigación y la despidieran.

“Tener las pruebas, los elementos sobre cómo se dieron estas expresiones e, incluso, esperar a ver si quien supuestamente las hizo las confirma”, expresó López Obrador en su conferencia mañanera a los medios de comunicación. “De haberse hecho de la manera en como está en las redes, [es] bastante fuerte”.

Ante el revuelo ocasionado, la piloto pidió disculpas.

“Lamento profundamente el comentario que hice en mis redes sociales; fue un comentario inmaduro, no pensado. La gente cerca a mí: mi familia, mis amigos, saben que estoy completamente en contra de la violencia; jamás incitaría a la violencia”, mencionó García en un video que dio a conocer el diario mexicano El Universal. “Quiero disculparme de verdad con mi empresa [Interjet], que es una gran empresa; con el señor presidente; con México. A la gente que ofendí, de verdad, de corazón, les pido una disculpa”.

Sin embargo, eso no fue suficiente para la aerolínea Interjet; la cual, emitió un comunicado para deslindarse del hecho y tomó la decisión de rescindir el contrato de Ximena García a quien han bautizado en México como Lady Bomba.