GUILLERMO LEGARIA/AFP/Getty Images
December 12, 2016 03:14 AM

Surgen nuevos datos en torno al asesinato de la pequeña Yuliana Samboní. Aunque desde el principio el supuesto autor del suceso, el arquitecto Rafael Uribe Noguera se ha declarado inocente, su hermano Fernando ha hecho unas declaraciones a los medios que podrían ir en su contra.

Cuando el pasado viernes fue preguntado a las puertas de la Fiscalía sobre una supuesta alteración de la escena del crimen, Fernando respondió así: “Lamentamos profundamente la muerte de Yuliana. Pedimos perdón por mi hermano”.

Estas palabras no juegan a favor del presunto asesino, ya que de alguna manera le atribuyen cierto grado de responsabilidad en este macabro crimen por el que Rafael podría enfrentar una pena de hasta 60 años de cárcel.

Los hechos se remontan al pasado domingo por la mañana. La pequeña de 7 años fue secuestrada en una camioneta gris a primera hora en el barrio Bosque Calderón Tejada de Bogotá. Rafael, de 38 años y perteneciente a una familia adinerada, habría llevado a la niña a su apartamento, ubicado a unos diez minutos de la zona donde fue raptada.

El lunes las autoridades colombianas emitieron una orden de captura contra el arquitecto, quien habría sido ingresado por su familia en un hospital debido a una sobredosis de alcohol y drogas, que produjeron posteriormente un infarto en el sujeto.

El mundo se vestía de luto al conocer que el cuerpo de la pequeña aparecía violado, torturado y sin vida el martes a primera hora de la mañana en el departamento del arquitecto. Aunque su muerte tuvo lugar mucho antes, fue en la madrugada de este día cuando las autoridades descubrieron el cuerpo sin vida de la niña y la fatal noticia se hizo pública.

Los padres de la pequeña, Juvencio Samboní y Nelly Muñoz se enteraron del terrible desenlace y públicamente exigieron castigo para los responsables de tal aberración. Además, la progenitora todavía atónita, fue trasladada al Hospital La Victoria por el impacto que le produjo la noticia. La mujer tiene 20 semanas de embarazo y su estado de shock suponía un riesgo muy grande.

Vecinos y personas del barrio iniciaron protestas espontáneas pidiendo justicia. Para ese momento la familia Uribe Noguera decidió emitir un comunicado donde aseguraron: “Rafael deberá asumir las drásticas consecuencias que se desprenden de su inexplicable actuar”.

A la investigación de la supuesta culpabilidad de Rafael se suman nuevas irregularidades como la posible alteración de la escena del crimen por varios familiares del arquitecto, quien después de un día ingresado en la Clínica Navarra finalmente fue trasladado a los juzgados de Paloquemado para posteriormente ser enviado a la cárcel Modelo, donde todavía permanece mientras se esclarece el caso.

Cuando el proceso seguía su curso de investigación, el vigilante del edificio donde apareció la víctima fue encontrado también sin vida. Se desconocen las causas de su fallecimiento, pero se espera tener más datos una vez hecha la autopsia, actualmente en proceso.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Fernando Merchán, vigilante del edificio, se encontraba colaborando en la investigación. Según el fiscal General de Colombia, Néstor Humberto Martínez, el hombre había sido entrevistado y sus datos brindaban muchas luces a lo que aconteció el pasado 4 de diciembre, nada favorables para el arquitecto.

El mundo sigue sin palabras ante este brutal asesinato. Yuliana era una niña indígena del pueblo Yanacona. La pequeña se había mudado con su familia a la capital en busca de un mejor futuro económico.

Tal Vez Te Guste

EDIT POST