Jacob Albarado, oficial de la patrulla fronteriza, rescató a su esposa, una maestra en Uvalde, y a su hija de 8 años al enterarse del tiroteo. Armado con la escopeta de su barbero, logró sacarlas con vida.
Anuncio

Jacob Albarado, un oficial de la patrulla fronteriza (CBP), estaba en su día libre, cortándose el cabello en la barbería cuando su esposa le mandó un mensaje de texto. Trisha, una maestra de cuatro grado en la escuela elemental Robb de Uvalde, Texas, le avisó a su esposo del tiroteo y le pidió ayuda.

El oficial pidió prestada la escopeta de su barbero y fue a rescatar a su esposa, y a su hija Jayda, de 8 años, quien estudia en la escuela. No sólo logró sacarlas a ellas con vida, también ayudó a salvara docenas de otros niños, reporta el diario The New York Times.

Estaba a punto de cortarse el cabello, cuando su vio el mensaje de su esposa. "Hay un pistolero", le escribió. "Ayuda", añadió, diciéndole a su esposo que lo amaba. El hombre encontró a su hija, una estudiante de segundo grado, escondido en un baño, y a su esposa, una maestra de cuatro grado, escondido bajo escritorios con sus estudiantes. Dos maestras y 19 niños murieron el 24 de mayo en el asalto.

Jacob Albarado y Trisha P Albarado
Jacob Alvarado y su esposa
| Credit: Facebook/Trisha P Albarado

Albarado tuvo la ayuda de otros dos oficiales, que lo cubrieron con sus pistolas cuando entró a la escuela y lo ayudaron a sacar a otros estudiantes de la zona de peligro. Todos estaban aterrados, recuerda Albarado, quien sintió un gran alivio al ver a su hija con vida. Tras abrazar a la niña y asegurarse que estaba a salvo, siguió rescatando otros estudiantes.