December 18, 2017 10:05 PM

Un hombre de Texas de 24 años que admitió haber decapitado a su esposa de 21 años y haber guardado su cabeza en el congelador se declaró culpable de asesinato y pasará los próximos 52 años en prisión, confirmó la revista People.

Davie Dauzat se declaró culpable el viernes y un informe de la oficina del fiscal de distrito del condado de McLennan señala que “esta petición de declaración de culpabilidad fue presentada a instancia” de la familia de la víctima.

Dauzat admitió en la corte haber asesinado a su esposa, Natasha Dauzat, de 21 años, en el 2016, según el informe.

Su cuerpo fue hallado en el hogar de la pareja en Bellmead con docenas de heridas de apuñalamiento.

El asesinato, que ocurrió el 25 de agosto del 2016, tuvo lugar frente a los hijos de la pareja, que tenían 1 y 2 años en ese momento, de acuerdo al informe.

“Si bien el asesino va a pasar toda una vida tras las rejas, hay que tener en cuenta la salud de los niños que presenciaron el terrible acto”, continuaba el informe. “La familia y los profesionales médicos se mantuvieron firmes en que los pequeños no podían revivir este abominable horror en un juicio. La familia y el fiscal de distrito trabajarán juntos para garantizar que el acusado pase cada uno de sus próximos 52 años tras las rejas”.

La mañana del 25 de agosto del 2016 la policía recibió una llamada del hermano de Davie, que contó a los investigadores que estaba preocupado por Davie después de hablar con él por teléfono. El hermano comentó a la policía que Davie dijo “cosas extrañas” durante la llamada e hizo “misteriosas preguntas”.

Este declaró que no sabía si su hermano estaba drogado o si hablaba en serio.

La policía se presentó en la casa de los Dauzat, pero Davie se rehusó a salir. Después de un tiempo, los oficiales pudieron convencerlo de que se entregara. Cuando lograron entrar en la casa hallaron a los niños ilesos, pero cubiertos con la sangre de su madre.

El examinador médico declaró que Natasha había muerto por “heridas con arma punzante, incluida la decapitación”, según la denuncia.

Davie supuestamente admitió a la policía que haber matado a su esposa fue incorrecto, pero más adelante defendió sus actos llamando el asesinato “una batalla entre el bien y el mal”, de acuerdo a la denuncia.

Davie presuntamente dijo a los investigadores que había usado drogas antes del asesinato, pero la denuncia no indica otra sustancia aparte de marihuana, la cual había fumado con su esposa más temprano ese día.

“Este caso es un trágico recordatorio del dolor real causado por la violencia doméstica en nuestra comunidad”, según el informe. “Continuaremos luchando por las víctimas todos los días”.

  • Traducido por Carmen Orozco

You May Like

EDIT POST