La celebración del Día de Reyes se tiñó de caos con dos fuertes temblores de tierra. Se reportan serios daños a infraestructuras, cortes de energía y deslizamientos de tierra.

Por Leonela Taveras
Enero 06, 2020
Anuncio

El suroeste de Puerto Rico amaneció este Día de Reyes en medio de temblores de tierra que han generado una grave alarma e incertidumbre entre una población poco acostumbrada a fuertes sacudidas como las registradas en las últimas horas.

Según el Servicio Geológico de Estados Unidos, el primer sismo de magnitud 5.8 en la escala de Richter se produjo a las 6:32 a.m., hora local, a una profundidad relativamente baja de 6 millas. Horas después, a las 10:51 a.m., se sintió un segundo temblor de 4.9.

Las autoridades señalaron que no se han tenido que lamentar muertos ni heridos, pero sí se ha producido el derrumbe de al menos cinco casas y daños en muchas otras en los municipios de Guayanilla y Guánica, donde se decretó el estado de emergencia.

De acuerdo con los medios locales, el temor ante las fuertes sacudidas provocó que algunos de los niños en Guánica se vieran obligados a abrir en plena calle los regalos que les dejaron los Reyes Magos.

Una veintena de personas decidieron acudir por precaución a un refugio habilitado por el municipio. “No nos sentimos seguros”, dijo una de las afectadas, Cynthia Pérez, al diario El Nuevo Día. “Fue un estruendo bien feo”.

Los temblores también llevaron al derrumbe de la joya natural conocida como la Ventana del Caribe, una formación rocosa ubicada en la costa de Guayanilla. Este atractivo turístico estaba visiblemente deteriorado desde que empezaron a sentirse los primeros temblores de tierra el pasado diciembre.

Desde entonces la ansiedad ha ido creciendo en esa zona de la isla, donde se halla ubicada una falla, y nada parece indicar que desaparezca pronto. La Red Sísmica de Puerto Rico señaló que se espera que la actividad sísmica continue en las siguientes horas, días y hasta semanas.

Diversas zonas de la isla se quedaran sin suministro eléctrico debido a los daños que las sacudidas causaron en las instalaciones y las líneas de transmisión de la Autoridad de Energía Eléctrica de Puerto Rico.

El alcalde de Guayanilla, Nelson Torres, recomendó a los residentes de la zona afectada a cerciorarse de que los lugares donde se encuentren sean resistentes y seguros, y a estar pendientes de los planes de evacuación en caso de terremotos de mayor intensidad.