placeholder
October 16, 2017 04:22 PM

En otro crimen en el que la propia familia termina con la vida de uno de sus miembros, una corte de Rochester, Nueva York, comprobó que una mujer no solo asesinó a su esposo, sino que después vertió ácido en su rostro para dejarlo irreconocible. Lo peor de todo es que para perpetuar este macabro crimen, contó con la ayuda de dos de sus hijos.

Según reportó AP, el viernes una sala de justicia de esa ciudad dictaminó que Laura Rideout, de 46 años,  y su hijo Colin de 24 años, son culpables del asesinato de de Craig Rideout, de 50 años. Los dos también fueron hallados culpables de alterar las evidencias, por lo que se les condenó a pasar 26 años en la cárcel. La mujer también recibió una sentencia adicional de 15 años por el delito de robo.

Otro hijo de la pareja, Alexander, quien tiene 20 años, fue absuelto de los cargos de asesinato, pero fue hallado culpable de manipular las pruebas junto a su hermano. El recibió una sentencia que va de 2 a 8 años de prisión.

MARION COUNTY SHERIFF'S OFFICE

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

En julio los restos del patriarca de los Rideout fue encontrado envuelto en una lona en un bosque cercano a la zona de los Finger Lakes, Nueva York. Aunque le tomó varios días a los médicos forenses identificarlo, debido a que su rostro y sus uñas habían sido quemadas con ácido, una autopsia logró determinar que, antes de ser quemado con esas sustancia, el hombre había recibido múltiples golpes y también que murió estrangulado.

Los investigadores creen que el homicidio fue el resultado de la fuerte batalla que el matrimonio venía librando por su divorcio. En el momento de su muerte, ella y sus hijos ya vivían con su nueva pareja: Paul Tucci, quien también enfrentó un juicio por asesinato, pero salió en libertad.

Al analizar las evidencias y la muerte espantosa que sufrió el hombre en manos de su propia familia, el juez de la Corte Suprema, Thomas Moran, dijo: “Este caso fue premeditado, malvado y diabólico”.

 

You May Like

EDIT POST